Armstrong se paralizó para pedir la reactivación industrial y comercial

Armstrong se paralizó para pedir la reactivación industrial y comercial
Armstrong.— Un cierre masivo de las fábricas de implementos agrícolas y del comercio, además de la paralización de la actividad municipal, fue el marco de una multitudinaria protesta protagonizada por los obreros en la ruta nacional 9 a la altura del parque industrial. A pesar de la intensa lluvia que se desató en el inicio del acto la concurrencia superó las mil personas.
Protegidos con paraguas, pilotos e incluso con banderas argentinas que en algún momento de la mañana se pudieron desplegar, los trabajadores permanecieron estoicos sobre la ruta para participar de un acto en el que hubo solamente dos oradores.

En un lapso de las casi tres horas que duró el encuentro se interrumpió el tránsito en la ruta nacional 9. A pocos kilómetros del epicentro de la protesta, tanto hacia el este como el oeste, efectivos policiales de la Unidad Regional III llevaron a cabo desvíos para agilizar el tráfico y evitar demoras.

Los obreros "autoconvocados", como ellos se denominaron la semana pasada, se mostraron satisfechos por el amplio apoyo del empresariado, de los productores de la zona y del intendente local, Fernando Fischer, quien no dudó ante la invitación en convertirse en uno de los oradores de la jornada.

No eran las ocho de la mañana y ya había más de mil trabajadores (de los cerca de 1.600 que emplea la metalúrgica de Armstrong) haciendo sonar los bombos. Pero fue recién a las diez cuando se cortó la circulación de la ruta 9, una vez que los "invitados" estaban rodeando el palco principal.

"Yo les pido que no aflojen, que aguanten hasta que las fábricas vuelvan a trabajar como antes. Que no se confundan: este reclamo no es del campo ni es de los políticos. Es de los trabajadores que nos estamos quedando sin ingresos", dijo Rubén Cicarelli, del grupo de trabajadores.

Con apoyo. La semana pasada los trabajadores se sintieron solos con los cortes de ruta intermitentes. Por esa razón buscaron apoyo. De esta manera lograron un paro total de actividades del sector industrial, además de la adhesión del comercio y de los productores. "Este es un punto de partida. Estamos ante una rueda que nos atropella a todos", subrayó Cicarelli.

"Que nadie se confunda, este es el mensaje de los trabajadores. Nosotros no hacemos esto por el campo, tampoco por el intendente. Este es un grito genuino del obrero que se quedó sin ingresos", añadió el dirigente obrero en el acto.

Por su parte, el intendente Fernando Fischer aprovechó la oportunidad para repartir críticas a los funcionarios del gobierno nacional. "Hace un año atrás esto era impensado. Es muy triste tener que llegar a esta situación. Tendríamos que estar en Expoagro mostrando el resultado del esfuerzo del trabajo", dijo el mandatario.

"Estamos ante un gobierno que no quiere escuchar y que tampoco ve. Pintan el mejor de los mundos. La presidenta está desconectada de la realidad. El problema es que está en peligro la paz social. Hace meses que lo venimos advirtiendo", resaltó.

"Hay dirigentes indignos, intendentes indignos, gobernadores indignos, todos se venden por una chequera y una promesa del gobierno. Hay que tomar lectura de todo esto. Entiendo que debemos salir en defensa de la producción y del federalismo", dijo Fischer.

Los organizadores tenían previsto un listado más extenso de oradores, pero las condiciones climáticas no lo permitieron. "La gente se estaba mojando mucho, no importa porque esto recién empieza", destacó Cicarelli en conversación con LaCapital .

En efecto, además del representante del sector obrero y de la Municipalidad iba a dirigir algunas palabras un miembro del sector empresario, al que se iba a sumar un integrante del grupo de los productores autoconvocados.

Comentá la nota