Armas: según los médicos, Menem podría viajar para escuchar la acusación

Dicen que si bien es aconsejable su reposo, no está impedido de trasladarse de La Rioja.

Por: Lucio Fernández Moores

El ex presidente Carlos Menem está en condiciones de ser trasladado desde La Rioja a los tribunales porteños para escuchar la acusación que pesa contra él por presunto contrabando de armas a Ecuador y Croacia durante su gobierno.

Así se lo hicieron saber a los jueces del Tribunal Oral en lo Penal Económico N° 3 (TOPE 3) los médicos del Cuerpo Médico Forense que revisaron la semana pasada al ex presidente en su casa de La Rioja. En rigor, uno de ellos pidió un estudio complementario.

El informe preliminar sobre el estado de salud de Menem indica que si bien es aconsejable su reposo, el ex presidente está en condiciones de afrontar un traslado a la Capital Federal.

El presidente del tribunal, Luis Imaz, informó ayer que este viernes se dará a conocer la decisión sobre la "fecha y metodología" de la audiencia en la que se le leerá la acusación a Menem. Esto implica que bien puede citárselo a los tribunales de Comodoro Py o bien puede resolverse el traslado del tribunal o el secretario del mismo hasta La Rioja para la lectura de la acusación contra él.

Fuentes de las defensas sostuvieron que un traslado del tribunal sería demasiado oneroso para la Justicia, máxime si las partes (hay 18 imputados, la Fiscalía y la Aduana, como querellante) piden estar presentes en la audiencia. "Lo más sensato sería esperar un mejoramiento en la salud de Menem", dijo a Clarín el abogado defensor del ex presidente, Omar Daer.

El juicio oral por la venta ilegal de armas comenzó la semana pasada sin Menem, ausente con parte de enfermo. Como hay otros 17 acusados, su presencia no fue imprescindible en las primeras jornadas. Pero el ex presidente sí o sí deberá estar presente al momento de la lectura de la acusación contra él. Así ocurre en todos los juicios con todos los acusados.

Menem sufre de anemia, diabetes y estrés. Por ello logró evitar estar presente en el inicio del juicio en el que por primera vez un ex presidente es juzgado por un hecho de presunta corrupción ocurrido durante su gobierno.

En este caso se trata del desvío de 6.500 toneladas de armas que tres decretos firmados por el ex presidente autorizaron vender a países a los que nunca llegaron esos materiales. Por el contrario, las armas terminaron en dos países a los que la Argentina estaba impedida de proveer de material bélico.

A principios de 1995 Ecuador estaba en guerra con Perú por la Cordillera del Cóndor y Argentina era garante de la paz entre ambas naciones. Y en 1991, cuando empezaron los embarques, Croacia era parte de la Guerra de los Balcanes en la ex Yugoslavia y existía un embargo de las Naciones Unidas para evitar armarla en ese conflicto.

Ayer, en la tercera jornada del juicio, se leyó la acusación contra el ex interventor en Fabricaciones Militares (FM) Luis Sarlenga y tres ex directores de esa firma, Carlos Franke, Edberto González de la Vega y Jorge Cornejo Torino.

Comentá la nota