Hay 19 mil armas de fuego registradas en la provincia

La muerte de un adolescente de 13 años a manos de un vecino del Fonavi 42, cuando aquel se encontraba en los techos de su vivienda robando jaulas con pájaros, ha llevado a la sociedad a plantearse un debate sobre la tenencia de armas de fuego en medio del temor por los "hechos de inseguridad". Incluso el ministro de Bienestar Social, Gustavo Fernández Mendía, hizo un llamado a la población para "desarmarse" y así no sigan ocurriendo estos hechos.
Ayer, el comisario Roberto Riera, jefe del Registro Provincial de Armas (Repar), dio detalles sobre las estadísticas en la provincia y reveló que en La Pampa hay 10.500 personas autorizadas para la tenencia de armas de fuego, y un total de 19 mil armas registradas: una cada 13 habitantes.

Riera, entrevistado por Radio Noticias, sostuvo que se debe tener en cuenta ciertas características particulares de la región. "En la mayoría de los establecimientos rurales hay armas de fuego. Es propio de cada productor agropecuario tener un arma, no con fines de defensa sino para tratar que no haya alimañas o animales que perjudiquen su actividad", indicó. También señaló la importante actividad de caza, donde, según la autoridad policial, hay "más de medio centenar de cotos de caza habilitados, por lo cual es natural que haya una cantidad de armas bastante considerable".

-¿Usted está excluyendo de esta estadística a los policías?

-Somos legítimos usuarios porque la ley así habilita a quienes estamos en actividad para portar y utilizar el arma que nos provee el estado. Los que están en situación de retiro o de pasividad tiene que cumplir los mismos requisitos que cualquier usuario.

-Aquellas personas que han decidido tener un arma, ¿van a solicitar información al Repar sobre el uso responsable?

-Cuando alguien decide ser legítimo usuario de un arma de fuego, tiene que guardar cierto tipo de requisitos. Por ejemplo acreditar la inexistencia de antecedentes penales, medios lícitos de vida, el estado de salud psicofísico y, por sobre todo, la idoneidad en el manejo del arma de fuego. Esto último lo extiende un instructor de tiro, lo que ocurre es que en Santa Rosa no tenemos un polígono de tiro para particulares. Hay Rancul o en General Pico, y esa es una de las falencias que tenemos.

-¿A que se refiere con "idoneidad en el manejo"?

-Implica algunas características muy particulares. En principio saber para qué tiene un arma y con qué fines. Cuándo preguntamos eso, muchas veces no lo toman a bien.

-¿Qué le responde usted si le dicen que la quieren para defenderse?

-Que es la peor defensa que usted pueda llegar a tener. De todas formas es la decisión de cada uno, mientras guarde los requisitos para ser legítimos usuario y en la medida que acredite la posibilidad de tener un arma. Muchas veces tratamos de convencer a los usuarios sobre eso.

-¿Al comprador de un arma lo ponen delante de un psicólogo?

-Sí, de hecho tiene que concurrir de forma particular a un psicólogo. Y en algunos casos tiene que asistir a más de una entrevista. El psicólogo es quien va a acreditar que el usuario se encuentra apto para tener un arma de fuego. Esto se estableció después del caso del tirador de Belgrano (en Capital Federal), un joven que salió a disparar a los transeúntes y mató a un estudiante. A partir de allí se estableció la obligatoriedad del examen psicológico separado del examen físico.

-Quien pase todos esos exámenes, ¿está habilitado para circular por la calle con el arma?

-Son dos cosas diferentes la tenencia de la portación. La portación implica tener un arma consigo en condiciones inmediatas de disparo. Son muy pocas las portaciones que el registro nacional habilita a los particulares, solamente para aquellos casos extremos como traslado de valores o custodia. Pero La Pampa, por ejemplo, no habilita a los vigiladores privados a tener armas de fuego. Quien esté habilitado para la tenencia puede trasladar un arma, pero descargada y enfundada.

Volvería el Plan Desarme

A principios de 2008 una delegación móvil del Renar estuvo en Santa Rosa y General Pico donde se recolectaron más de 600 armas de fuego, en el marco del Plan de Desarme Voluntario. Allí, cualquier particular puede entregar un arma sin necesidad de ser identificado y a su vez recibe una recompensa que, dependiendo del calibre, va de los 150 a los 450 pesos.

La Pampa es una de las pocas provincias que no tiene una delegación del Registro Nacional, y según anticipó Riera hay gestiones "muy avanzadas" para que esa delegación móvil vuelva en el mes de marzo. "Vamos a tener que hacer más publicidad y difusión que la vez anterior, porque siguieron haciendo consultas una vez que había concluido", admitió el comisario.

Un dato: según estadísticas del Registro Nacional de Armas de fines de 2008, en nuestra provincia hay sólo tres ciudadanos civiles que están autorizados para la portación de armas. Como detalle, una de ellas es el ex funcionario Jorge Matzkin, quien está procesado en una causa por amenazas al encargado de un campo a quien le habría dicho que lo iba "a limpiar". Darío, uno de los hijos del ex ministro del Interior, es otro de los autorizados a circular con armas en su poder.

Comentá la nota