Armas: comienza el juicio oral a Menem y a otros 15 acusados

Por Jorge Urien Berri

De la Redacción de LA NACION

Con sus 45 millones de dólares y un tendal de muertos, el contrabando de armas del Ejército a Croacia y a Ecuador es el caso de corrupción del menemismo que comprometió a más funcionarios y de la mayor jerarquía política, empezando por el propio ex presidente Carlos Menem, quien a partir del jueves próximo, junto con otros 15 acusados, deberá afrontar el extenso juicio oral del caso, que contará con el desfile de más de quinientos testigos.

Ese día, el Tribunal Oral en lo Penal Económico Nº 3 (Tope 3) dará comienzo a siete meses de audiencias para determinar si los 16 imputados son culpables de contrabando agravado por tratarse de armas de guerra, un delito que tiene una pena de hasta 12 años de prisión.

Sin embargo, no es seguro que el ex presidente Menem, actual senador nacional por La Rioja, asista a la audiencia prevista para el próximo jueves.

Su defensor, Luis Daer, explicó a LA NACION que el viernes último planteó ante el Tope 3 la nulidad de la primera indagatoria de Menem, en 2001, "porque no fue relevado del secreto de Estado y se vulneró su derecho a la defensa, situación que se mantiene hoy. Para una hipotética indagatoria en el juicio, se lo debe eximir del secreto".

-¿Y Menem podría relatar aspectos desconocidos de las ventas de armas?

-Sí, es posible. Entre los acusados se encuentran su ex cuñado y ex asesor Emir Yoma, el ex canciller Oscar Camilión, el ex jefe de la Fuerza Aérea brigadier general (R.) Daniel Paulik, el ex interventor de Fabricaciones Militares (FM) Luis Sarlenga, varios coroneles que ocupaban puestos directivos en esa empresa estatal, dos ex integrantes de la comisión triministerial, que aprobó las ventas, y el intermediario en las operaciones, teniente coronel (R.) Diego Palleros.

Los envíos ilegales se realizaron entre 1991 y 1995 con siete embarques marítimos con destino a los Balcanes y, en febrero de 1995, con tres despachos aéreos rumbo a Ecuador.

Palleros ha calculado que el dinero movilizado por las ventas fue de alrededor de 45 millones de dólares.

Sarlenga aseguró que los montos de las ventas, bastante inferiores a esas cifras, ingresaron en las arcas de FM.

Para Mariano Borinsky, fiscal del juicio que comenzará el próximo jueves, el perjuicio para el Estado fue de "400 millones de pesos", en tanto que los abogados querellantes de la Aduana, Juan Solari y Carlos Lobos, sospechan que hubo embarques desconocidos.

Uno de los temas por dilucidar es el cobro de coimas, y uno de los sospechosos es Emir Yoma.

Tres decretos presidenciales secretos firmados en 1991 y en 1995 por Menem y varios ministros del gabinete nacional autorizaron las ventas de armas a Panamá y a Venezuela, algo que no era cierto, como tampoco lo era que se trataba de armamento nuevo producido por FM, pues el Ejército proveyó más del 90 por ciento de lo enviado a esos países.

Por eso, uno de los mayores ausentes del juicio será el teniente general (R.) Martín Balza, jefe del Ejército durante el gobierno de Menem y actual embajador de los Kirchner en Colombia.

Pese a todas las pruebas sobre la masiva participación de su fuerza en las maniobras, Balza fue sobreseído definitivamente por la Justicia.

Idéntico beneficio estaría por recibir el embajador Balza en la causa por la voladura de la Fábrica Militar de Río Tercero, un atentado que, según la justicia federal de Córdoba, se cometió el 3 de noviembre de 1995 para encubrir pruebas del contrabando.

Esa fábrica, cuyo estallido mató a siete vecinos e hirió a centenares, ofició de centro de acopio del armamento que enviaban los cuarteles del Ejército y que en la planta era repintado y embalado en contenedores para su posterior traslado al exterior.

Otros hechos trágicos fueron las muertes del traficante de armamento Horacio Estrada, de la ex secretaria de Yoma, Lourdes Di Natale, y la caída de un helicóptero del Ejército en el campo de polo de Palermo en la que murieron dos militares vinculados con el caso.

El ex presidente Menem está procesado en la causa de la voladura de Río Tercero y Balza obtuvo una falta de mérito que la Sala II de la Cámara de Casación podría convertir en sobreseimiento.

Indefinición sobre Cavallo

Otro ausente del juicio será el ex ministro de Economía Domingo Cavallo, también firmante de los decretos junto con dos ex ministros que han muerto: Antonio Erman González, de Defensa, y el ex canciller Guido Di Tella.

Pero el juez de instrucción Rafael Caputo aún no decidió la situación procesal del ex ministro Cavallo y la de cerca de 40 imputados más. Esto significa que la investigación continuará durante y después del juicio oral.

Mientras tanto, el Tope 3 aún debe resolver si la salud de Palleros le permitirá asistir al juicio. Los fueros que el ex presidente Menem posee en su calidad de senador nacional no le impedirán ser juzgado, pero una eventual condena requerirá que se lo prive de ellos.

La causa judicial que actualmente congrega a cerca de 30 defensores particulares y oficiales nació un lejano 15 de marzo de 1995, cuando el abogado Ricardo Monner Sans radicó la denuncia ante la Justicia sin imaginar la trascendencia que tendría, pues en aquel momento sólo se conocía una ínfima parte de la maniobra completa del contrabando de armas.

El caso había estallado el 26 de febrero de 1995, cuando LA NACION reveló que un avión de transporte estaba por despegar del aeropuerto internacional de Ezeiza con armas que podían estar destinadas a Ecuador.

La publicación hizo que ese vuelo partiera vacío. Los tres anteriores transportaron fusiles defectuosos y municiones viejas. Porque la venta a Ecuador, además de un contrabando, fue una estafa.

Los acusados

Carlos Menem

El ex presidente Carlos Menem está procesado por el caso de corrupción que compromete a más cantidad de funcionarios de su propio gobierno.

Oscar Camilión

El ex ministro de Defensa y el ex jefe de la Fuerza Aérea brigadier general Daniel Paulik están acusados al igual que el ex cuñado de Menem, Emir Yoma.

Luis Sarlenga

Fue interventor en Fabricaciones Militares, la empresa por la que pasaron las armas para su acondicionamiento para ser contrabandeadas.

Palleros

El intermediario en las operaciones de venta de las armas ha calculado que el dinero movilizado fue de aproximadamente 45 millones de dólares.

Comentá la nota