Armando el tablero

En el socialismo desmintieron “rotundamente” una futura convivencia electoral con el PRO. El radicalismo fue más moderado. El macrismo también quiere acercarse en la ciudad.
Las declaraciones de Elisa Carrió sobre un posible acercamiento a nivel nacional con el macrismo causaron revuelo tanto en el socialismo y la UCR, como entre los hombres que responden al jefe de Gobierno porteño. Cerca del titular del PS, Rubén Giustiniani, salieron a desmentir “rotundamente” una futura convivencia electoral con el PRO, con el que no tienen “ningún punto de coincidencia”. En el radicalismo no fueron tan contundentes, aunque estimaron que será difícil que la relación con el macrismo exceda el buen diálogo parlamentario. Desde el macrismo celebraron la postura de la líder de la Coalición Cívica pero señalaron algunas “contradicciones” si las conversaciones con el PRO no tienen su correlato en la Ciudad.

El guiño de Carrió, que ahora no descarta un acuerdo electoral con el macrismo, generó, una vez más, el reposicionamiento de distintos actores de la oposición y, sobre todo, de quienes se perfilan como sus acompañantes en un frente de cara al 2009. En la UCR, calificaron como “lógicas” las declaraciones de la chaqueña y agregaron que está tratando de posicionarse como “el eje convocante de la oposición”. “Estará pensando en frenar al kirchnerismo en todos los distritos”, especulan desde el Comité Nacional, tratando de interpretar las palabras de acercamiento de la fundadora del ARI con el espacio de Mauricio Macri.

De todas maneras, los radicales remarcaron el carácter distrital de las legislativas del año próximo y por eso prefirieron mantenerse al margen de la discusión, sobre todo la de Capital Federal, donde ellos tienen que “empezar de cero” por la ausencia de legisladores. “En diputados tenemos una relación fenómena con el macrismo y en la provincia de Buenos Aires estamos del mismo lado, en contra del kirchnerismo. Pero a nivel nacional tenemos diferencias”, advierten cerca de Gerardo Morales, titular del partido.

A priori, resulta complejo saber cómo hará la líder de la Coalición para hacer campaña en contra de Macri en la Ciudad –donde ya lanzaron a Alfonso Prat Gay como candidato a diputado– y lograr un acuerdo con el macrismo a nivel nacional. “Es un buen gesto de Carrió, es el primer paso que tiene que darse, pero debería encontrar una forma de plantearlo también en la Ciudad, sino no es muy razonable, es medio contradictorio”, consideró Jorge Macri, titular del PRO bonaerense. El legislador provincial le dijo a Página/12 que “hay gente valiosa” en la CC y en el GEN, de Margarita Stolbizer y que tuvo conversaciones con algunos de sus dirigentes como Jaime Linares, presidente de bloque de diputados provinciales y Juan Carlos Morán, diputado nacional por Buenos Aires. “Stolbizer hace un gran esfuerzo por dialogar y ese esfuerzo encontraba un límite en las posturas de Carrió”, reconoció Macri, primo del jefe de Gobierno porteño.

En la provincia la posibilidad de unificación de la oposición está más cerca que en la Capital Federal. El objetivo de derrotar al kirchnerismo parece facilitar la cuestión. “Vamos a hacer el gran esfuerzo porque es donde creemos se va a dar la gran batalla”, afirmó el titular de la UCR. Sin embargo, Carrió no modificó su postura con respecto a los peronistas disidentes, que aparecen ligados, en mayor o menor medida, al ex presidente Eduardo Duhalde. En ese punto podría haber alguna diferencia con el PRO, ya que Jorge Macri calificó al ex gobernador y diputado nacional Felipe Solá y su par Francisco De Narváez como personas valiosas.

Comentá la nota