Se arma el póker de la oposición

Carrió le hizo un guiño al flamante eje radical-socialista garantizado por Morales y Binner. Cobos es la figurita difícil pero matadora de la centroizquierda. El año 2011 es un enigma incómodo.

El año 2009 está entre nosotros. Los principales líderes de la oposición se aprontan a confluir en un esquema único en las elecciones legislativas del año que viene. La estrategia es polarizar con el Gobierno. El radicalismo, el socialismo y la Coalición Cívica tienen puestas todas sus fichas en los armados provinciales. Los favorece que las parlamentarias evitan el distrito único –en el que suele imponerse el peso de la Ciudad de Buenos Aires y de la provincia de Buenos Aires–, como sí sucede en las presidenciales. De esta manera sortean también más de una contradicción. Entre ellas, el rechazo de Elisa Carrió a los tradicionales caciques del radicalismo bonaerense. La cercanía de 2009 pone en evidencia también que 2011 está mucho más lejano de lo que indica el almanaque.

Más allá de las propuestas, los nombres para integrar una fórmula presidencial y qué hacer con una posible postulación del vicepresidente Julio Cobos son algunos de los puntos de los que, por las dudas, no se habla.

“Me parece que si la oposición es capaz de formar un frente cívico amplio que incluya una alternativa no kirchnerista, es decir que evite cualquier intento peronista de reciclarse, estamos frente a una idea potente y valiosa”, dijo Ricardo López Murphy cuando fue consultado por Crítica de la Argentina. El Bulldog, como lo apodaron los suyos, consideró que, más allá de su participación o no, “la posibilidad de que existan dos coaliciones fuertes viabiliza la alternancia”. La misma alternancia que hace no pocos años era caracterizada como “bipartidismo”.

Un armado de este tipo les permitió a radicales y socialistas triunfar en la elección en la que se eligió al nuevo intendente de Santa Rosa, La Pampa. El nombre de Cobos es definitivamente la piedra de la discordia. De hecho, los radicales no supieron qué hacer con él en la última convención partidaria que se realizó en Mina Clavero, Córdoba. Aunque no se formalicen las candidaturas de 2011, el nombre del gobernador socialista Hermes Binner ya integra la estrategia de la coalición que se insinuó el último fin de semana en la Convención de la UCR.

Si la oposición no sabe qué espacio darle al vicepresidente, menos aún lo saben los hombres del Gobierno. Un kirchnerista de muy buena llegada a la Rosada especulaba la semana pasada ante este diario que para Cobos comienzan tiempos de definición. Los kirchneristas interpretan que “a más tardar en marzo o abril de 2009 Cobos tiene que decidir si da un paso al costado y abandona su cargo”. Aseguran que ésa sería la última chance para que el mendocino se postule como candidato a senador nacional por Mendoza. Consideran que no tiene lugar dentro del oficialismo y que la única posibilidad para mantener altas sus expectativas como presidenciable en 2011 es mostrar un perfil claramente opositor. Es decir, triunfar en su provincia y trabajar en el Senado durante dos años desde la vereda de enfrente. Los kirchneristas descartan que el escenario político y económico le permita a Cobos disfrutar de un golpe de suerte que lo lleve a completar el mandato de Cristina Kirchner en el caso de una crisis como la que sacudió a Olivos la noche del “voto no positivo”.

Comentá la nota