Arluni: gerente deberá declarar ante la jueza en una semana

Arluni: gerente deberá declarar ante la jueza en una semana
Presuntas estafas con autos en Villa Mercedes. Raúl Morani permanece en la Penitenciaría Provincial procesado por desobediencia. El próximo miércoles declararía ante la jueza junto con Federico Barroso y un empleado de apellido Ríos.
Raúl Morani, el gerente de la concesionaria Arluni -procesado por desobediencia a la autoridad-, deberá ampliar su declaración indagatoria ante la jueza Martha Vallica San Martín el próximo miércoles 18 de marzo por las estafas presuntamente cometidas con la venta de automóviles. Ese día también se presentarían a declarar Eduardo Federico Barroso y un empleado de apellido Ríos.

La magistrada dispuso la falta de mérito de Morani, Barroso y Claudia Beatriz Viotto por el delito de tentativa de soborno por el que fueron detenidos tras una persecución policial en Villa Mercedes, el jueves. Pero al igual que el chofer Julio González, que los conducía en el remise en el que fueron interceptados, los tres resultaron procesados por desobediencia.

Morani fue detenido el jueves pasado después de que la Justicia de Villa Mercedes ordenara el procedimiento a la oficina de Asuntos Judiciales de la Policía, en un operativo que acaparó la atención de los transeúntes que habitualmente circulan por el microcentro villamercedino. El remis en el que viajaban el empresario, Viotto y Barroso fue interceptado a una cuadra de la comisaría 8ª.

Numerosos testimonios comprometen a la ex funcionaria provincial y a dos altos directivos de la concesionaria de autos que operaba en Villa Mercedes y en la ciudad de San Luis. De acuerdo a las versiones, la empresa ofrecía vehículos cero kilómetros a precios seductores al bolsillo de los potenciales clientes, a quienes además les recibía el usado como parte de pago, tasándolo a un valor que superaba las pretensiones de su dueño. No obstante, el tentador negociado tenía una trampa: después de que el comprador pagaba una parte del plan, el rodado nunca aparecía.

Muchos de esos testimonios se convirtieron en denuncias penales que desembocaron en una investigación que finalmente terminó con la detención de Morani, Viotto y Barroso. Los presuntos casos de estafa no sólo se presentaron en Villa Mercedes y en la ciudad capital, sino en el interior de la provincia, tal como le sucedió al remisero Mario Pablo Dellagnese.

Hace aproximadamente dos años, entusiasmado con la posibilidad de cambiar su auto por un cero kilómetro -un Fiat Siena-, Dellagnese consiguió prestados mil quinientos pesos que entregó como seña a la empresa Podersa, entonces asociada a la concesionaria Arluni. “Les pagué tres cuotas de 521 pesos y a los 30 días me daban el vehículo”, recordó el remisero.

Pero, la entrega del vehículo no se hizo efectiva. “Me comuniqué con Blanca Coria, que era la señorita que me hizo el plan y me dijo que no me daba el monto del banco, que consiguiera un garante, pero igualmente no se podía”, comentó Dellagnese quien finalmente nunca accedió a ese cero kilómetro, ni tampoco al dinero que entregó como anticipo. Aunque a dos años de ese suceso, el damnificado aseguró que haría la denuncia por estafa.

Comentá la nota