Arlía: "Es necesario discutir la redistribución de los fondos"

Arlía: "Es necesario discutir la redistribución de los fondos"
El ministro de Economía bonaerense exige la restitución de los recursos del Fondo del Conurbano
LA PLATA.- "Está claro que el problema de la provincia no es el gasto, sino la insuficiencia de recursos", resume el ministro de Economía bonaerense, Alejandro Arlía, quien considera "imprescindible discutir una nueva redistribución" de los fondos coparticipables que apunte a "restituir a la provincia los recursos de origen nacional de manera periódica y permanente".

Las palabras de Arlía, durante una entrevista con LA NACION, quedan flotando en su estrecho despacho del primer piso de la cartera económica provincial, donde vive sitiado por planillas que dan cuenta de una proyección del déficit fiscal provincial que -sin contar eventuales subas salariales- superaría los $ 5500 millones, casi el doble de los $ 2900 millones previstos en el presupuesto de este año.

"Yo ya hice las cuentas, fíjese", apunta el ministro. Y explica: "En 1996, el Fondo del Conurbano quedó congelado en $ 650 millones, que entonces implicaban el 10% de lo recaudado por Ganancias y representaba entre 3 y 5 puntos de la participación. Hoy, esa cifra es sólo el 1,1% de Ganancias. Entonces, si se hubiera conservado el nivel del 10%, la provincia recibiría $ 5500 millones al año", explica Arlía, mientras agita papeles repletos de números remarcados en rojo y azul.

El funcionario, que anteayer lanzó un bono por $ 35 millones y prepara otro título de deuda por $ 600 millones, sabe de sobra que en los próximos meses deberá enfrentar el negativo impacto recaudatorio que, a la crisis internacional, le sumó el efecto de retracción al consumo de la gripe porcina, la sequía en los campos de casi media provincia y, entre otras cosas, el renovado reclamo de aumento salarial de los empleados estatales, a quienes pide prudencia.

"No hay previstos aumentos. Tal vez podamos revisar cuestiones sobre las condiciones laborales y la incorporación de sumas adicionales", dice.

-¿La provincia reconoce las dificultades financieras?

-Será un semestre complicado, pero somos especialistas en crisis y vamos a poder llevarlo bien si trabajamos con racionalidad. Queda claro que el problema de la provincia no es el gasto, sino que tiene que ver con los recursos. Y esto debe ser discutido y atendido. Soportamos el arrastre de un problema estructural de recursos que tienen que ser redistribuidos.

-¿Harán el planteo al gobierno nacional?

-Sí, en realidad, venimos charlando el tema con funcionarios nacionales en busca de una solución más permanente. Yo les he mostrado estos números, que sirven para ver que hoy la provincia no tendría déficit fiscal ni deuda pública (de los $ 40.000 millones el 61% se adeuda al gobierno nacional). Nosotros estamos muy agradecidos del acompañamiento que nos brinda la Nación. Lo que decimos es que estamos haciendo un esfuerzo fiscal enorme, extraordinario. Somos el distrito con mayor ingreso por recaudación de todo el país, pero esto tiene su límite; no tenemos ya margen de agrandar esa torta. Tenga en cuenta que hoy el 65% de los recursos de que dispone la provincia son propios y sólo el 35% corresponden a transferencias, cuando históricamente eran mitad y mitad.

-¿Van a proponer la restitución del Fondo del Conurbano?

-Sí? No le pongamos un nombre, no sé si hablaría de un fondo como aquel. Nosotros necesitamos restituir recursos de origen nacional de manera periódica y permanente, y no tener que pedir auxilio todo el tiempo. Tenemos que plantear, y estamos ahora en ese camino, la discusión de fondo sobre la redistribución de los recursos. Somos la provincia paradoja: somos la que producimos más riqueza y la que, al mismo tiempo, concentramos la mayor cantidad de pobres llegados de distintos puntos de la Argentina y de países limítrofes. Nosotros nos hacemos cargo, pero decimos con claridad que para hacernos cargo necesitamos más recursos. Lo nuestro no es un planteo agresivo ni una presión. Nosotros decimos: éste es el problema, hay que asumirlo y queremos ser parte de la solución.

-¿De cuánto dinero estamos hablando? Porque usted mencionó que la provincia tiene una pérdida anual de unos 5500 millones de pesos...

Bueno, tal vez pidamos un poco menos y nos den un poco menos (risas). Eso es lo que la provincia ha perdido y sin esa cifra no tendríamos déficit. Nosotros sostenemos que seguiremos haciendo el máximo esfuerzo fiscal, pero ésta es una discusión de suma cero: alguien tiene que perder. No vamos con un preconcepto de cómo tiene que ser la redistribución. Decimos que hay que establecer competencias y funciones de cada gobierno, de cada jurisdicción y fijar, sobre la base de ello, criterios objetivos de reparto. La redistribución tiene que surgir de un régimen regional que dé viabilidad al país todo. Pero claramente la provincia hoy redistribuye más de lo que puede.

Comentá la nota