Arlei prescindió de unos 450 trabajadores

Son contratados eventuales. La curtiembre sólo quiere trabajar con personal permanente porque no hay pedidos.
“Los motivos de la crisis internacional, sus causas y posibles efectos fueron un tema común en la prensa económica mundial; esta situación afecta los mercados financieros de todo el mundo, y la industria curtidora argentina no es ajena a estos acontecimientos”, expresó en un comunicado la empresa Arlei, radicada en la localidad de Las Toscas.

Más adelante, la firma, aseguró: “Ante este marco desfavorable, nuestra empresa se ve afectada en forma directa, ya que exporta el 95 por ciento de lo producido, repercutiendo esto en el volumen de su producción que hoy se ve reducido en más de un 50 por ciento. Como consecuencia de esto nos hemos visto en la necesidad de reducir nuestra dotación de personal temporario y acelerar el ritmo de salida de vacaciones del resto del personal para minimizar los efectos de la crisis y tratar de asegurar la estabilidad de nuestra compañía”.

De una dotación de alrededor de 1.500 obreros, la empresa ya dejó a más de 450 obreros sin trabajo, 390 de ellos realizaban tareas a través de contratos temporarios; 90 trabajadores jerárquicos fueron seducidos por el retiro voluntario –la mayoría no es de la región– y resta saber qué pasará con los 150 obreros que aún sobran en el plantel productivo.

Además, las empresas de servicios contratadas por la curtiembre, como los camioneros, clarckistas, limpieza, seguridad, soldadores, albañiles, electricistas, entre otras, redujeron en más del cincuenta por ciento su personal, eso significa más de 150 obreros. El intendente de Las Toscas, Darío Vega, junto a su par de Esperanza, Ana Meiners, se reunirán mañana en la Secretaría de Industria de la Nación para buscar una solución.

Problemas azucareros

Desde el lunes pasado, los más de 250 obreros del ingenio azucarero de Las Toscas, se instalaron al costado de la ruta nacional 11 y realizan cortes parciales de media hora por mano durante la mañana y desde las 17 hasta las 20 aproximadamente, en el ingreso sur de esa ciudad. Los trabajadores están reclamando que aún no cobraron la deuda que tienen los arrendatarios del ingenio con ellos.

El intendente de la ciudad de Las Toscas, Darío Vega, remarcó: “Para nuestra comunidad es motivo de preocupación, son muchos los vecinos que están comprometidos con esta situación.

“Otro tema a tener en cuenta es la duración de la crisis, lo que se afectó directamente el consumo en la ciudad, eso lo detectamos de inmediato y se suma a esto la situación de los trabajadores del ingenio, situación que inevitablemente el gobierno provincial deberá afrontar, ya que los aportes que se hicieron al rubro azucarero en Las Toscas fueron ínfimos y extemporáneos”, aseguró el mandatario municipal.

Comentá la nota