Arlei podría comprar toda la producción de cueros.

También el sector de pequeños productores tabacaleros busca salir de la crisis que amenaza con quebrarlos.
Ante la caída de las ventas de cueros a nivel mundial, el sector frigorífico de nuestra provincia solicitó medidas para paliar la situación al secretario de Asuntos Agrarios, Lucio Paz Posse, durante una reunión realizada recientemente. Por la caída de compras de cueros por parte de empresas automotrices de Europa, los frigoríficos solicitaron bajar las retenciones a la exportación de este material y al mismo tiempo diseñar lineamientos que no dejen caer la actividad, por lo que la Provincia gestiona ante Nación medidas para el sector.

Además, Paz Posse se reunió con Viviana Leiser, representante de la curtiembre Arlei instalada en Rosario de Lerma, subsidiaria de uno de los mayores exportadores de cuero terminado del mundo. Arlei posee instalaciones en Salta, Santa Fe y Buenos Aires y es reconocida como una de las principales curtiembres en América del Sur. La empresa procesa más de nueve mil pieles al día y exporta una amplia gama de productos a los cinco continentes.

En la reunión se decidió que Arlei estudiará la posibilidad de comprar casi todo el cuero salteño para manufacturar. Se calcula que Salta procesa unos 120.000 cueros por año, de entre 20 y 30 kilos cada uno. "Si se concreta este arreglo no sólo se obtendría un vínculo comercial vital para el sector cárnico, sino también se le estaría proporcionando valor agregado a esta producción"., dijo el funcionario.

Pequeños productores tabacaleros

En otro orden, se llevó a cabo recientemente una reunión entre pequeños productores tabacaleros que integran la Cooperativa San Isidro, legisladores de Rosario de Lerma y la ministra de Trabajo, Nora Jiménez; en la que se analizó la crisis que afecta al sector.

A pesar de la declaración de la emergencia agropecuaria por parte del gobernador Juan Manuel Urtubey, los minifundistas manifestaron su preocupación por el aumento de la cantidad de agricultores en estado de quebranto por el alto endeudamiento que sufren, lo que les impediría iniciar la próxima campaña.

"Queremos llevar soluciones para frenar este avance de productores en crisis económica y sin nada para empezar a preparar la próxima temporada de tabaco.

Estamos gestionando subsidios a través del Ministerio de Trabajo y planes de trabajo que atenúen la crisis que amenaza con hacer desaparecer a las pequeñas economías productivas", afirmó el diputado Pedro Mellado.

La cooperativa San Isidro está compuesta por un centenar de familias productoras de tabaco en baja escala, ninguno de los cuales siembra más de diez hectáreas y utilizan las estufas comunitarias que funcionan en la zona norte de Rosario de Lerma porque no cuenta con estufas bull curing ni dinero para construirlas en sus campos.

Entre otras ayudas, los pequeños productores de tabaco piden la entrega de semillas de alta calidad para afrontar la próxima campaña, en razón de que aducen que las entregadas anteriormente presentaron graves problemas de amarillamiento, una de las principales plagas afrontadas por el sector en la actualidad.

Comentá la nota