Ariel Zaballa: "La crisis todavía no empezó a sentirse"

El titular comunal del área dijo que la ayuda se estabilizó en 20 mil familias y que su labor se encamina a fortalecer la obtención de empleo genuino.
"Las metas que nos habíamos propuesto en 2008 felizmente pudimos cumplirlas", sintetizó, a modo de balance, el secretario municipal de Desarrollo Humano y Social, Ariel Zaballa.

Enumeró que uno de los objetivos fundamentales, desde el inicio de la gestión del intendente Cristian Breitenstein, fue capacitar para el trabajo de manera de poder convertir a los beneficiarios de los planes de empleo en poseedores de un trabajo genuino.

"Cuando esta administración comenzó, había cerca de 1.900 planes de Desarrollo de Empleo Local y hoy estamos por debajo de los 900. Es un número importante de gente que no ha sido expulsada del sistema, sino, por el contrario, consiguió trabajo genuino o su situación se ha trocado de beneficiario de plan de empleo a integrante de una cooperativa de trabajo", precisó.

En este sentido, destacó la labor cumplida por las delegaciones municipales.

"Estos trabajadores mejoraron su situación económica (reciben un ingreso muy superior al que percibían con el plan de empleo), tienen mayor seguridad laboral y perspectivas de crecimiento, porque, si bien están prestando un servicio al municipio, al ser una cooperativa también pueden ofrecerlo fuera del mismo. De hecho, algunas ya lo están haciendo", remarcó.

Comentó que el trabajo, en el pasado año, se centró en la promoción de los derechos de niños y jóvenes. "En este punto, también tuvimos muy buenos resultados", afirmó.

La crisis.

Zaballa afirmó que la crisis mundial "todavía no se ha notado en cuanto a producir un abrumador reclamo de asistencia por parte de habitantes de nuestra ciudad.

"Unicamente se nota en el ánimo de la gente. En una reciente reunión en el Concejo Deliberante, un representante de la Unión Industrial de Bahía Blanca dio a conocer que, en nuestra ciudad, no se produjeron despidos y que no están previstos a la brevedad. Y el representante del ministerio de Trabajo acotó que sólo se percibe una reducción de horarios en una empresa grande y que el resto continuaba igual. Al no haber cesantías y mantenerse la fuerza laboral, la maquinaria sigue funcionando y eso hace que no se haya incrementado la demanda", explicó.

"Igualmente, el estado de ánimo es de temor de volver a sufrir lo que sucedió en 2001", redondeó.

Por la promoción.

El funcionario señaló que la ayuda social, desde hace meses, se mantiene en una meseta que se ubica en las 20 mil familias.

"Llegado este punto, nosotros pretendemos hacer promoción y no asistencia, pero sería tonto decir que esto último no se hace. Lamentablemente, todavía se requiere de la asistencia, porque hay muchas familias que arrastran varios años de una situación social muy difícil y deben ser sostenidos para que la promoción haga efecto lo más pronto posible", indicó.

Para reflejar la tarea de promoción ejemplificó que el municipio se propuso dejar sin efecto los comedores comunitarios y reunir a la familia alrededor de la mesa de la vivienda, usando los fondos que se destinaban a estas entidades a solventar la tarjeta social, creada para la compra de víveres.

"No obstante, colaboramos con muchas entidades que complementan una actividad específica con una copa de leche u otra asistencia alimentaria, como una escuela de fútbol o un servicio de apoyo escolar, donde el elemento convocante es el deporte o el estudio y no la alimentación", ejemplificó.

Apostar al trabajo.

De cara al año que acaba de empezar, Zaballa consideró que seguirá con la tesitura de promover la formación para el trabajo y la promoción de los derechos de niños y jóvenes.

"Un hecho importante fue la creación de la primera Escuela de Formación Laboral del municipio, que funciona en una entidad tan prestigiosa como el Centro Comunitario San Roque. Este, debido a los avatares de la economía, estaba por cerrar sus puertas, pero nosotros lo tomamos a cargo y estamos haciendo lo posible para aggiornar la labor que venía llevando a cabo, tratando de que sea lo más beneficiosa posible en favor de que contribuya a la obtención de un empleo genuino", sostuvo.

Agregó que, para ello, la comuna debe mantener el contacto permanente con empresas y gremios, porque la idea no es capacitar en cualquier oficio, sino en aquellos que estén siendo requeridos por los empresarios, "lo que va a garantizar el trabajo futuro", señaló.

Asimismo, adelantó que se continuará con los talleres, actividades deportivas y recreativas destinadas a niños y adolescentes, y con la tarea de operadores de calle que oficien de sostén de los menores en riesgo.

"Tenemos programado un trabajo muy importante a desarrollarse a partir de la División Juventud: más allá de los programas que vienen "enlatados" de los estamentos nacional o provincial, hemos generado algunas iniciativas importantes, como el programa Jóvenes Democracia, que es un miniparlamento, donde los chicos proponen políticas públicas, las discuten, pelean dentro de un marco de respeto para que su idea se imponga, eligen un proyecto y lo ejecutan durante el ejercicio siguiente", describió.

"Con este tipo de emprendimientos, y sabiendo usufructuar lo que viene de la Provincia y la Nación, pretendemos aplicar una política de trabajo muy fuerte con los jóvenes y los niños", concluyó.

A partir de algún movimiento en el gabinete acontecido últimamente y una ola de rumores que dan cuenta de otros, Ariel Zaballa admitió que su permanencia en el cargo la decide el intendente, pero, hasta el momento, no tiene noticias de que los cambios vayan a incluirlo.

"Estoy muy cómodo y contento con esta labor. Si bien es un lugar sufrido y demandante, realmente me gusta lo que hago", terminó.

El problema de la falta de viviendas

Consultado sobre el dato aportado por Cáritas, que estima que 10 mil familias de nuestro medio carecen de vivienda, el funcionario calculó que la cifra se ubica, en realidad, entre 6 mil y 8 mil.

Si bien aclaró que existe un Instituto Municipal de la Vivienda, que se encarga del tema, Zaballa informó que su secretaría está aprestando el programa provincial Banco de Materiales, para implementarlo en nuestro medio.

"Estamos presentando 20 casos de la ciudad, para su evaluación. Se trata de un sistema de autoconstrucción, donde se genera un fondo que no tiene devolución, sino que se utiliza para la construcción de nuevas viviendas, y así sucesivamente", indicó.

Tras reconocer la necesidad del techo para la población carenciada, destacó que "hacía 20 años que en esta ciudad no se construían viviendas sociales y ahora el Plan Federal tiene prevista esta obra".

"No será en un número superlativo, pero se vienen construyendo", manifestó.

Precisó, por último, que las previsiones hablan de que, dentro de dos años, se habrán erigido 2 mil casas de tipo social.

Comentá la nota