Argibay, dura con la Iglesia, reavivó la polémica de legalizar el aborto

Argibay, dura con la Iglesia, reavivó la polémica de legalizar el aborto
La jueza de la Corte defendió la postura de respaldar con la ley la libertad de elegir de las mujeres, porque la interrupción de un embarazo es "algo que ocurre". Reclamó implemetar la educación sexual obligatoria y exhortó a un debate serio.
La ministra de la Corte Suprema de Justicia, Carmen Argibay, volvió a pronunciarse a favor de la legalización del aborto, dijo que de hecho esa práctica actualmente "es algo que ocurre" y exhortó a abrir el debate para promover un cambio en la legislación en torno a la interrupción del embarazo. Además, criticó con dureza a la Iglesia Católica por su oposición a los métodos anticonceptivos.

"La primera necesidad es la educación para poder tomar una decisión con conocimiento. Las mujeres deben conocer todos los métodos", dijo la jueza que reclamó la implementación de la educación sexual "en todas las escuelas" e instó a "sancionar" a quienes no cumplan con la ley. Luego criticó a la Iglesia por oponerse a los anticonceptivos: "Con una pandemia de sida, esa posición es criminal", dijo.

La magistrada expresó estos conceptos en el marco de un encuentro organizado por la Asociación Católica por el Derecho a Decidir-Córdoba, donde pidió por la "libertad de la mujer para decidir" y se explayó: "Ojalá podamos dejar de crisparnos e insultarnos, dejemos de lado el tabú, podamos intercambiar ideas y puntos básicos para esta discusión y reconozcamos que el aborto es algo que ocurre, que es parte de nuestra naturaleza humana".

Argibay destacó los problemas que le trajo plantear su posición con respecto al aborto, al afirmar que tiene "un terrible entripado" por la imposibilidad "de debatir esto en la sociedad". Por tal motivo, apuntó contra "algunos grupos" que se dedicaron a "empañar la discusión haciendo imposible el debate".

"No dejan discutir las ideas básicas. A mí me han gritado muchas veces asesina, abortista. Ese no es un argumento. Somos prolibertad de decidir. No somos abortistas. Abortistas son los que no quieren que nazca ningún bebé", sostuvo y agregó: "No es lo mismo la vida antes del nacimiento que después".

"Un feto no puede vivir sin la madre, no es independiente hasta que nace. Recién cuando nace puede ser considerado persona desde el punto de vista jurídico", argumentó al defender en su disertación el "derecho a decidir" de las mujeres ante un embarazo no deseado. En esa línea, dijo que "la dignidad de la vida y la libertad es tomar una decisión estando informada y sabiendo las responsabilidades que eso implica".

"El tema es cómo hacemos para hablar de esto. La dignidad de las mujeres pasa también por la igualdad de oportunidades que se nos niega (al obligarnos a continuar con un embarazo que no se quiere)", comentó. Argibay afirmó no tener dudas de que "hay que cambiar el artículo que admite el aborto para casos de violación de una mujer idiota o demente, (para que abarque) a cualquier violación". Finalmente destacó: "Un embarazo no deseado puede ser tan trágico en un momento, en una familia, como un embarazo forzado".

Comentá la nota