Los argentinos toman un 25% menos de leche de la que necesitan

Deberían tomar, en promedio, tres vasos diarios, pero no llegan a esa medida. Especialistas dicen que esto afecta la estructura ósea, la coagulación y el sistema nervioso, y favorece la obesidad
Según los datos de la Secretaría de Agricultura, se redujo un 13% el consumo de lácteos en sólo 10 años, pasando de los 230,9 litros per cápita en 1999 a 202 litros per cápita en 2008. Sin embargo, los nutricionistas van más allá y señalan que tanto niños como adultos, pasando por la etapa adolescente, no cumplen con los tres vasos diarios de leche necesarios.

De hecho, aseguran que el argentino consume un 25% menos de leche que la recomendada, ya que debería beber por año 219 litros y sólo toman 164, lo que afecta la estructura ósea, la coagulación y el sistema nervioso, y favorece la obesidad.

Ante estos datos, Sergio Britos, miembro del Programa de Agronegocios y Alimentos de la UBA, profesor de nutrición y Director del Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (Cesni), señaló que "hasta los tres años no es un problema, pero a partir de los cuatro, y especialmente desde la edad escolar, el consumo de leche cae de manera notable. En la Argentina, a la pérdida de la costumbre de la merienda se suma el poco hábito de desayunar y eso opera como un reflejo: si el padre se toma un mate y se va a trabajar o se toma un café recién cuando llega a la oficina, ¿qué va a hacer el hijo?".

Porqué es importente

"En los chicos, es imprescindible porque aporta el calcio para terminar de constituir una adecuada estructura ósea, favorece la coagulación sanguínea y a la transmisión de información del sistema de nervioso. Además, ayuda a prevenir la obesidad del adulto", explicó Silvio Shraier, ex presidente de la Sociedad Argentina de Nutrición y docente de la UBA.

Además, Shraier señaló que "hasta los 20 años se adquiere la cantidad de calcio máxima con la que va a contar esa persona a lo largo de su vida. Si es una adolescente que consume poca leche va a tener poco calcio cuando tenga 50 y empiece la menopausia". "El calcio, el magnesio y el fósforo de la leche son fundamentales para mantener en buenos niveles la presión arterial y favorecen la salud cardiovascular", añadió.

Una solución

"Un vaso de leche y un yogur de 250 juntos equivalen a medio litro de leche. Se puede agregar un cuadradito de queso del tamaño de una cajita de fósforos y se completa el requerimiento diario. También sirven los flancitos, el puré de papas con leche, el queso derretido sobre la comida", aclaró, publicó el diario Clarín.

Comentá la nota