ARGENTINOS 0 - RIVER 0 Acá no hay milagros

River no pudo escaparle a la mediocridad con la que convivió en este semestre y apenas empató con Argentinos. No tiene chance en el Clausura porque quedan 9 en juego y está a 10 de Lanús pero debe sumar puntos para llegar a la próxima Libertadores. Vendría bien una autocrítica para encarar el Apertura con otro aire.
Las penurias de otro muchas veces pueden ocultar las miserias de uno. Pero es una sensación pasajera, que no puede servir de punto de partida para nada. Un engaña pichanga. Lo reconoció Pipo Gorosito: "Lo que pasó en Boca alfojó las tensiones". Y en algún punto es cierto porque no hubo ni trapos ni cantos en contra de los jugadores, apenas otra demostración de que aunque se gane o se pierda los hinchas de River seguirán ahí firmes.

Con ese alivio por el mal ajeno salió River a jugar en la cancha de Argentinos. Con dimensiones difíciles para equipos con falta de precisión y de velocidad, como este River de Gorosito, sin sopresas, que igualmente estuvo más cerca de la victoria porque Mauro Díaz se puso el traje de diferente y con algunos pases milimétricos dejó solo a Falcao y a Bounanotte para que hicieran la diferencia.

El partido se mantuvo siempre dentro de la misma fórmula. Argentinos complicando con los centros cruzados de Ortigoza y Peñalba y River apostando todo a los tiros de media distancia porque con Falcao y Fabbiani estáticos como estaban, apenas pudieron bajarla cerca del área para que remataran los que llegaran desde atrás o esperar algún rebote afortunado. Y así se sucedieron varios tiros de Mauro Díaz, Barrado, el Ogro y Falcao, todos con idéntica gestación (unos metros antes de la medialuna del área) con también idéntica resolución: tiros anunciados que se fueron cerca pero que estaban controlados por Torrico.

Mauro Díaz marcando los tiempos y los caminos y Falcao tratando de afinar la puntería. Por ese camino transitó River en el egundo tiempo. El colombiano tuvo la más clara cuando reventó el travesaño con un zurdazo desde la puerta del área y en la segunda jugada le anularon un gol a Diego Bounanotte, que recibió el pase del colombiano unos centímetros fuera de juego. Dentro de los ítems positivos para Gorosito estará la consolidación de Mauro Díaz en primera, un chico que promete y que ahora tendrá la oportunidad de mostrarse en Toulon, donde viajará junto a Bounanotte para jugar con la selección de Batista.

Argentinos pudo también llevarse los tres puntos porque Caruzzo casi soprende a Daniel Vega con un cabezazo cruzado gracias a que a marca de Barrado fue insuficiente. Con la misma fórmula casi se lo gana cuando faltaban 15 minutos. Ortigoza tiró un centro cruzado, Gianni la bajó al centro del área y Hauche le pegó fuerte de zurda, pero Vega reaccionó muy bien y se la rechazo. El Bicho jugó bajo la lupa del Bichi Borghi, que estuvo viendo a sus dirigidos desde la platea porque todavía no asumió en el cargo.

River se despidió así de la última chance de encontrar el milagro, difícil y hasta impensado para los hinchas que ya se habían despedido hace mucho y se lo habían hecho saber a los jugadores. Pipo tendrá que hacer autocrítica para que el plantel no se relaje y trate de sumar todo lo que resta pensando en la próxima Libertadores. Llegó la hora de armar un equipo más compacto para lo que se viene.

Comentá la nota