Argentinos no pasó ningún sobresalto con el Palmeiras

Lo resolvió rápido: a los 17 minutos ya habían convertido Scotti y Pavlovich, los dos de cabeza.Por: Eduardo Castiglione
Palmeiras no vino a jugar contra Argentinos. El equipo brasileño se enfrentó contra una causa barrial. Contra La Paternal toda. Porque la gente de la zona invadió las calles en la previa y después, a la hora de jugar, le dio al equipo un respaldo entusiasta, fervoroso, a tono con el objetivo buscado: llegar a una semifinal internacional después de 19 años (en esa instancia, Independiente lo eliminó de la Supercopa 1989). Y ese apoyo externo encontró una respuesta acorde en el campo de juego. Porque los jugadores estuvieron a tono con esa movida y en poco más de un cuarto de hora resolvieron la serie. Si el 1 a 0 en contra del choque de ida representaba una cuesta complicada de remontar para el Palmeiras, el 2 a 0 que Argentinos sacó a los 17 minutos de juego terminó de sentenciar la llave. Con la historia resuelta, Argentinos bajó su nivel en la etapa final. Y ahora se viene un cruce extraordinario contra Estudiantes, un duelo de esos que hacen relamer al imparcial.

De entrada nomás se notaron claramente las diferencias entre un equipo que salió a buscar y otro que vino a la pesca, con mayoría de suplentes; sin su técnico, Vanderlei Luxemburgo; y con apenas tres suplentes pues su prioridad es el Brasileirao. Y esta vez no hubo milagro, al punto de que ya en el primer tiempo Argentinos se dio tiempo para comenzar a regular pensando en el choque del sábado ante Godoy Cruz, en Mendoza, por el Apertura.

Una pelota parada -la misma fórmula a la que echó mano el sábado para ganarle 2 a 0 a Tigre- le dio la apertura a Argentinos. Fue a los 10, cuando Mauro Bogado -un ocho más que interesante, comprometido con el armado de juego- envió un córner desde la izquierda y Andrés Scotti la mandó a la red con un cabezazo de anticipo.

El segundo llegó siete minutos más tarde. Scotti, zaguero central devenido marcador de punta, se proyectó y tiró un centro que Pavlovich cruzó de cabeza al gol.

Palmeiras arrimó cierto peligro en tres ocasiones antes las que Sebastián Torrico respondió con solidez, pero Argentinos siempre ejerció un claro control de la situación. En un equipo cuyo estilo es jugar a jugar, cada vez se destacan más los dos volantes internos, Néstor Ortigoza y Juan Mercier. Alternativamente, uno de los dos custodia a la línea de cuatro y el otro se mueve más arriba. Prueba de ello, Ortigoza, a quien es más frecuente verlo entre Caruzzo y Sabia, quedó de cara al gol a los 28 pero la tiró a las manos de Bruno.

Argentinos tuvo situaciones como para golear en aquel primer tiempo en el que funcionaron más que bien las duplas Scotti-Bogado por la derecha y Escudero-Recalde por la izquierda.

Pero el segundo tiempo estuvo casi de más, apenas para cumplir. Argentinos se desenganchó del partido e hizo muy poco por el espectáculo. Se puso a la altura de este mediocre Palmeiras y entonces ya no se vieron tantos encuentros interesantes.

Palmeiras casi descuenta con un tiro lejano de Mauricio que pegó en el palo, pero Argentinos está en las semis. Y va por más.

Comentá la nota