Argentinos no levanta y sigue último.

Argentinos no levanta y sigue último.
En La Paternal jugó mal y mereció perder ante Banfield (1 a 1); a una fecha del final, es muy probable que finalice en el fondo del campeonato.
Es cierto que Claudio Borghi recién se hizo cargo del equipo, que apenas dirigió su segundo partido anoche, como DT de Argentinos, pero el club de la Paternal tenía un objetivo a corto plazo: no ser último en el Clausura. Para eso, debía ganarle a Banfield y esperar, pero jugó mal y -con el 1-1- sigue abajo, con 15 unidades, a dos de Gimnasia de Jujuy y Arsenal, aunque con un partido más jugado y cuando le restará uno solo por disputar.

Banfield venía en ascenso y Argentinos acumula ahora seis encuentros sin triunfos, con tres empates (River, Tigre y Banfield) y tres derrotas (Godoy Cruz, Estudiantes y Rosario Central).

Fue algo curioso lo que sucedió en la primera etapa, porque Argentinos fue ciento por ciento eficaz: desniveló en la única situación de riesgo que le generó a Lucchetti: un centro atrás de Hauche no fue bien conectado por Prósperi, pero Peñalba corrigió en envío en el segundo palo y anotó.

Después, todo el dominio le correspondió a Banfield. Torrico salvó un mano a mano ante Silva y otras dos situaciones ante el mismo delantero uruguayo: la más clara, luego de un cabezazo tras un centro de Bustamante desde la izquierda.

En la segunda etapa Argentinos potenció una postura defensiva. Se ubicó bastante retrasado en el campo de juego y apostó a lastimar de contraataque. Encima continuó haciendo faltas inocentes cerca de su área, lo que le facilitó el recurso del rival con la pelota parada . Fue por eso que no sorprendió que de una segunda jugada de un tiro libre llegara el empate: centro de Erviti y muy buen cabezazo de Barraza para el 1 a 1.

Banfield insistió y lo pudo dar vuelta otra vez con el juego aéreo: un cabezazo de Silva dio en el travesaño y, más tarde, la visita inquietó con dos derechazos de Fernández: uno lo desvió el arquero al córner y el otro se fue al lado del palo izquierdo de Torrico.

En el balance general, Banfield dejó una mejor imagen y mereció ganar. Argentinos no perdió gracias a Torrico, pero más allá de los cambios que propuso el Bichi, está lejos de abandonar el último puesto.

* Sin misterios, una forma de desdramatizar

Instantes antes del partido, al borde del campo de juego, se los vio conversar muy amistosamente a Julio César Falcioni y Claudio Borghi. Ambos fueron rivales como jugadores (con América de Cali y Argentinos, respectivamente) de las tres finales de la Copa Libertadores 1985 que ganó el Bicho. Anoche, el gesto de ellos fue una forma de sacarle dramatismo al fútbol.

Comentá la nota