Los argentinos son los legisladores más sumisos a las órdenes de sus partidos

El 62,5% de los parlamentarios locales admitió que vota leyes según instruya su partido, reveló un estudio de una universidad española. La mayoría admite ser echado si no cumple directivas. Sólo el 10% lo hace con liberdad de conciencia.
Un estudio publicado este miércoles por el Observatorio de Instituciones Representativas (OIR) del Instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca muestra que los parlamentarios argentinos son los "más disciplinados con su partido" frente a los de otros países de Iberoamérica.

El informe, al que tuvo acceso la agencia internacional de noticias Efe, recoge que los diputados latinoamericanos son mayoritariamente favorables a votar a conciencia sobre un tema a expensas de lo que opine su partido, salvo en los casos de Argentina y, en menor medida, Nicaragua.

Así, en el de Argentina, un 62,5 por ciento de los parlamentarios piensa que se debe exigir siempre disciplina en el voto, frente a un 10 por ciento que considera que cada diputado o senador debe actuar en función de sus propios criterios.

Respecto a si debe ser expulsado si vota en contra de las directrices de su partido, los argentinos son, de nuevo, los más partidarios de esta opción en toda América latina (un 61,2 por ciento).

Por su parte, los chilenos, mexicanos y costarricenses son contrarios a este tipo de medidas disciplinarias (con más del 75 por ciento de consenso).

También el informe valora las opiniones de los parlamentarios en torno a si la titularidad del escaño es del político o del partido, si bien, en este aspecto, las actitudes están más divididas.

Así en Argentina y Costa Rica consideran que el escaño pertenece al partido y el diputado debe renunciar a él para que lo ocupe otro candidato en cuyas listas fue elegido.

Este criterio lo comparten, aunque con mayor división interna, los diputados brasileños y nicaragüenses.

Comentá la nota