ARGENTINOS 0 - GIMNASIA (J) 1 - Se la puso Pezzutti

ARGENTINOS 0 - GIMNASIA (J) 1 - Se la puso Pezzutti
El Lobo, que llevaba casi un año y medio sin alegrías de visita, pegó justo, sostuvo el 1-0 con el arquero y le dejó un polvorín al Bicho, el único que no ganó en el torneo.
La magra seguidilla que traía Gimnasia de Jujuy como visitante era, a priori, un arma de doble filo para la actualidad de un Argentinos que, con los mismos nombres que lo devolvieron al plano internacional, ahora deambula por la zona baja de la tabla y es el único equipo del Clausura que aún no ganó. Porque para Claudio Vivas (arrinconado por un mal arranque con cuatro empates y tres derrotas), era tan oportuno como peligroso enfrentar a un rival que no cosechaba un triunfo lejos de Jujuy hace 25 partidos. ¿Aguantaría el nuevo DT del Bicho una derrota en casa justo ante el rival más débil? ¿Cambiaría la actitud de su equipo luego del doloroso 0-3 en la Bombonera dejando en el banco a Hauche y a Peñalba?

Quizá la última pregunta contenga la clave del porqué de otro fracaso para el ex ayudante de Bielsa, que se la jugó por relegar a dos de las figuritas de Argentinos justo en un momento picante y la apuesta le salió mal. Metió a Andrés Romero y a Ciro Rius, dos de los más flojitos de ayer, y dejó afuera a los consagrados. Es cierto, ninguno de los dos mostraron su nivel en las fechas anteriores, pero el buen pie de Peñalba se notó desde que ingresó, demasiado tarde, a 12 minutos del final, y la anemia ofensiva de los de La Paternal se hizo evidente.

De todas maneras, tampoco sería justo recaer con todo el peso del fracaso en el técnico. Su Argentinos, de principio a fin, fue el que marcó los tiempos del partido y buscó siempre la victoria. Ortigoza se convirtió en el cerebro del equipo, Prósperi fue siempre una buena salida por la derecha y el gran déficit estuvo en la definición. Quiroga, Rius, Romero y Pavlovich no supieron lastimar como sí lo hizo el team de Arzubialde. Entre los cuatro no pudieron batir a Gastón Pezzutti, figura al taparle un mano a mano a Rius y por simplificar cada jugada de riesgo, y sucumbieron ante la eficacia de Gimnasia. En el único ataque que tuvo la visita mientras el score estuvo en cero, Busse llegó al fondo y tiró un centro atrás que Arraya conectó para el 1-0 final. El plan de Héctor Arzubialde salió a la perfección: aguantar en el fondo, jugar con la desesperación del rival y encontrar el triunfo en el primer tren que abriera sus puertas. Así, logró sumar tres puntos que, si bien aún lo dejan lejos de la Promoción, al menos lo mantiene vivo y con la esperanza intacta de no llegar a las últimas fechas sentenciados a descender.

¿Argentinos? Apenas un manojo de nervios y de incógnitas. El presidente Luis Segura había dicho antes del encuentro que ni aún perdiendo Claudio Vivas sería apartado de su cargo. Quizás el receso por Eliminatorias, y la confianza de revertir un pésimo inicio con más días de trabajo, sea la última cuerda que lo mantiene seguro de no caer al abismo. Materia prima tiene, pero tendrá que ver cómo logra explotarla sin dejarla en el banco.

Comentá la nota