Los argentinos se encierran en la embajada.

Vencido el plazo dispuesto por el gobierno de facto de Roberto Micheletti para abandonar el país, los diplomáticos argentinos Alejandro Amura y Alejandra Equino se encerraron ayer en la sede de la embajada argentina para evitar ser expulsados del país. Aún así, el lunes, el canciller argentino, Jorge Taiana, arribará al país junto a una comitiva de pares en la postergada misión de la OEA que busca una salida al conflicto.
La ruptura de relaciones fue dispuesta luego de que el gobierno de la presidenta Cristina Kirchner expulsara a la embajadora hondureña Carmen Eleonora Ortez Williams por expresar su apoyo al golpe que derrocó al presidente Manuel Zelaya y tras recibir un pedido expreso del mandatario depuesto. PERFIL se comunicó con la embajada y una secretaria de la misión diplomática aseguró que ambos funcionarios se encuentran bien pero que recibieron órdenes desde el Palacio San Martín de no exponerse. "Silencio absoluto", explicó desde Tegucigalpa la administrativa.

La sede diplomática argentina está ubicada a pocas cuadras de la embajada de Venezuela, donde también se encuentra encerrado el encargado de negocios Ariel Vargas, a quien Caracas ordenó permanecer en Honduras pese a una orden de expulsión contra los representantes del gobierno del presidente Hugo Chávez. La cancillería del gobierno de facto advirtió a Vargas que quedaría en una "situación irregular" luego de que el 21 de julio ordenó a los diplomáticos bolivarianos que abandonaran el país. Buenos Aires y Caracas no reconocen la administración de Micheletti tras el golpe de Estado del 28 de junio pero decidieron que sus diplomáticos continúen en Honduras.

Todos los países latinoamericanos y los de la Unión Europea retiraron a sus embajadores de Honduras tras el golpe, por lo que sus representaciones diplomáticas quedaron encabezadas por encargados de negocios. Ayer, España comunicó a la OEA la expulsión del embajador hondureño en Madrid, José Eduardo Martell Mejía.

Y la misma suerte corrieron el agregado militar hondureño en Nicaragua, el coronel Wilfredo Calderón, por apoyar al régimen de facto. Por su parte, quedó suspendida como agregada diplomática en funciones consulares en Chinandega, al oeste de Nicaragua, Martha Idalia Castillo.

Pese a la orden dispuesta contra los diplomáticos argentinos, una misión de la OEA integrada por Taiana visitará el lunes Honduras en busca de una salida negociada a la crisis. La misión la integran además los cancilleres de México, Canadá, Costa Rica, República Dominicana y Jamaica, Panamá y el secretario general del organismo, José Miguel Insulza.

Comentá la nota