Los argentinos, de cara a la crisis global

Frente al terremoto financiero predominan el miedo a perder el empleo, la obligación de ahorrar y de disminuir los gastos
Los argentinos tienen poca confianza en su futuro inmediato. Para la mayoría quedó atrás el tiempo de consumo y perfila sus expectativas en el ahorro y el recorte de gastos innecesarios.

El temor a perder el empleo se siente en una sociedad angustiada por las informaciones sobre despidos masivos en el mundo. Así queda demostrado en un sondeo de TNS Gallup Argentina sobre la relación de los argentinos con la crisis financiera global.

El 66 por ciento de los encuestados considera que se verá obligado a recortar gastos. Toda compra que no resulte imprescindible será dejada de lado en 2009, en espera del desarrollo de los acontecimientos a escala mundial y su consecuente efecto en la Argentina.

Y no hay mucha esperanza de que esa resignación de gastos repercuta en una mejor distribución de los recursos de cada familia. Es que el 58% estima que directamente no tendrá capacidad de ahorro debido a las consecuencias del terremoto económico, que empiezan a notarse en las más importantes capitales del mundo.

Los argentinos están convencidos de que sentirán el impacto de la rescisión económica global. El 40% cree que la crisis financiera golpeará directamente en su vida cotidiana. El 27%, en cambio, piensa que la economía personal no se verá alterada por un fenómeno socioeconómico que ya recorre el planeta.

El trabajo de campo fue realizado por TNS Gallup Argentina entre el 11 y el 17 de diciembre pasados, sobre la base de 1044 encuestas a mayores de 18 años en todo el país.

Más trabajo

En el sondeo quedó en claro que trabajar más será una de las opciones a la que se aferrarán los argentinos para superar el mal momento. Cinco de cada diez consultados asegura que sólo con más esfuerzo laboral podrá aumentar sus ingresos. Y no esperan que la crisis tenga una rápida resolución: el 43% se inclina a pensar que la incertidumbre económica en el mundo tendrá una duración de uno o más años.

Según el 23% de los consultados, la economía mundial estará conmocionada más de dos años, mientras que el 7% especula con que la crisis no será superada en menos de cinco años. También resulta destacable el 29% que reconoce no saber el tiempo que durarán los problemas económicos en el mundo, un dato que marca un nivel importante de incertidumbre sobre el futuro.

Ese porcentaje es superior a los encontrados en los otros seis países que fueron comparados en la encuesta. En promedio, no saben qué tiempo demandará el regreso al crecimiento económico el 15% de las personas sondeadas en México, Australia, Estados Unidos, Alemania, Francia Y Gran Bretaña.

En la Argentina, aquellos encuestados que tienen mayor nivel de educación y de ingresos son los que más pesimistas se muestran ante la crisis global. Y el 50% asegura que, a partir de lo que ocurrió, cambiará la forma en que funcionan los bancos.

La recesión se ve como inevitable

* Para los argentinos es inevitable que la economía local ingrese en un período de recesión. Así opina el 71 por ciento de los encuestados por TNS Gallup Argentina. Sólo el 5 por ciento confía en que nuestro país logrará evitar los efectos de la crisis mundial. El pesimismo sobre el futuro de la Argentina es mayor en los niveles más altos, tanto en estudios como ingresos.

Comentá la nota