Sé Argentino.

Se largó el Argentino C, el torneo más grande de la AFA: son 264 equipos de todo el país, con nombres insólitos como EverReady, Sportivo La Consulta y Júpiter, que juegan en tierra y nieve... Y, ojo, que hay cracks: Pampa Biaggio, Betito Carranza...
Levante la mano el que sabía de la existencia de un club argentino llamado EverReady. ¿Y alguien se lo imagina jugando en pleno Monumental o en la Bombonera? Si este equipo de Dolores le hace honor a su nombre y se pone las pilas, en cinco años podría estar en Primera División. Apodado Mano Negra o la Cueva, no les debe su nombre a las pilas, sino a una historia que viene desde hace pila de años: fue fundado en 1920 por estudiantes de Dolores. "En aquel tiempo también se pensó en ponerle For Ever, pero se impuso EverReady (Siempre listos). Año a año, el club creció y hoy tenemos 1.800 socios", cuenta su presidente Agustín Carricaburu. Ahora, EverReady participará del Argentino C, la Primera D del Interior, un campeonato que, organizado por la AFA, recorre todo el país. Disputado entre enero y junio, son 264 equipos que se cruzan en ¡70 zonas!: 54 cuadrangulares y 16 triangulares. Apenas tres se clasificarán directo al Argentino B y otros tres tendrán la chance de jugar Promo. De allí, del Argentino B, se puede acceder al Argentino A y, luego, saltar a la B Nacional que, claro, permite el ascenso a Primera. Es muy difícil que un club como EverReady, que ya anotó en su lista de buena fe a dos presos (sí, ¡dos presos!) del penal de Dolores, pase todas las instancias y llegue a Primera. Pero quién les quita el sueño. De eso se trata el Argentino C. Del sueño de clubes ignotos, o de los que conocieron la gloria y hoy intentan salir del pozo (ver Primera categoría). Detrás de ellos hay pueblos y ciudades que no suelen ser noticia salvo catástrofe o crónica policial. ¿O acaso sabías que en Mendoza hay una ciudad llamada La Consulta? Tiene diez mil habitantes y es célebre porque, cada año, realiza la Fiesta del Tomate, con elección de reina y todo. Allí, enclavado en el centro, está el Sportivo La Consulta, cuyo nombre invita, sí, a consultar su historia. "Es un club de 86 años -dice su presi Eduardo Testa-. Tenemos cancha de bochas, de básquet, salón de fiestas, cantina... Hacemos rifas, bonos. Es que jugar el Argentino C es caro. Hay que traer a los árbitros, hay viajes... Se complica". Encima, en cada partido, los clubes deben disponer de tres pelotas nuevas y la popu no puede exceder los 18 pesos.

A puro banco. En esta edición del torneo participan, por primera vez, equipos de Ushuaia. Y hay uno poco común: el Mutual Banco Tierra del Fuego. Martín Pérez, su arquero de 40 años, cuenta: "Nació como un equipo de fútbol de salón de los empleados del Banco. Yo mismo trabajé ahí cuatro años. Incluso, hoy, el presidente y técnico, Angel Puljiz, trabaja en el Banco". Y sí, un DT que no sale del... banco.

De Norte a Sur. Hay una final soñada, de película. Mirá si Los Cuervos del Fin del Mundo, la peña de San Lorenzo en Ushuaia, se cruza por ejemplo con Sportivo Pocitos de Salvador Mazza. De Tierra del Fuego a Salta hay, casi, tanta distancia como de Nueva York a París. La ida, en el Sur, sería en campo sintético, por la nieve. La vuelta, en el Norte, en cancha prestada, sin pasto. "Por suerte, es por zonas y, luego, se define por regiones. Lo más lejos que podemos llegar a jugar nosotros es Trelew -subraya Andrés Almada, presi de Los Cuervos-. ¿Te imaginás lo que hubiera sido un viajecito a Salta? Este torneo es histórico. Y queremos que la gente venga. Por eso, pondremos porristas, puesto de chori, de todo...".

Comentá la nota