"En Argentina hay más voluntad de ampliar el acceso público a la información que en otros países"

El acceso a la información pública es una herramienta útil para ampliar la transparencia en las actividades del Estado. En la Argentina, las normas sobre este tema son relativamente nuevas y su aplicación está viciada de complicaciones y engorrosos trámites.
La digitalización de registros ordena la búsqueda de información y la agiliza. Aplicado a las distintas áreas gubernamentales supone, además, un paso hacia adelante en la tarea de ampliar el acceso ciudadano a la documentación pública.

La ANSES comenzó a mediados de 2008 con un proyecto a largo plazo tendiente a digitalizar sus procesos de trabajo. En el mismo camino, la AFIP se convirtió en el primer organismo público del país en tener un formulario electrónico con firma digital.

Desde los primeros días de setiembre, la Administración Federal de Ingresos Públicos optó por registrar los contratos de operaciones de compra y venta de granos mediante un registro completamente digital. Esto permite que el trámite se realice completamente en línea, sin necesidad de imprimirlo.

Sydney Sloan, Gerente de Mercadeo de Producto de Adobe, y Gustavo Brunser, Senior Business Development Manager para América del Sur, llegaron al país para poner en funcionamiento dicho formulario. En una charla con ámbito.com los ejecutivos de la compañía hablaron sobre el aporte de la digitalización de documentos en los procesos de transparencia del Estado y ambos coincidieron en la importancia de estos para el acceso ciudadano a la información pública.

Periodista: ¿Que beneficios presenta la digitalización de documentos en el Estado?

Gustavo Brunser: A corto plazo, el impacto inmediato es la reducción de costos, además de disminuir el tiempo en cuanto a demoras de los procesos. Y a largo plazo, se trata de ir modernizando cada vez más la gestión pública. Este es un gran cambio, no sólo tecnológico, sino también cultural.

P: ¿Y en cuanto a la transparencia y al acceso público a la información?

GB: Parte del problema en la transparencia tiene que ver con que tan complejo es hacerlo. Hay dos variables: la primera es la voluntad por parte del Gobierno. La segunda es si existe la posibilidad cierta de llevarlo a cabo. Yo puedo dar acceso a muchos archivos, pero es muy probable que nunca encuentren los papeles, por la cantidad y el desorden en que se encuentran. Distinto es cuando los documentos están en formato electrónico. En ese caso, el acceso depende sólo de una decisión política. Con los documentos con firma electrónica es más difícil que no se usen y es más difícil que aparezcan documentos que no sabemos de donde vienen. Además, se evita que el Gobierno haga aparecer documentos que no existen, porque quedan copias electrónicas.

P: ¿Considera que existe voluntad por parte del Gobierno argentino para ampliar el acceso público a la información?

Sydney Sloan: Sí, de hecho, creo que después de haber tenido reuniones con ellos, considero que el Gobierno argentino está más adelantado en comparación con otros países que he visitado. Sin lugar a dudas, el uso de las firmas digitales y la voluntad de transformar sus aplicaciones al modo electrónico beneficiará tanto al Gobierno como a sus ciudadanos.

GB: Yo creo que hay una tendencia de ir hacia una mayor transparencia y prolijidad de los procesos del Estado.

SS: Un ejemplo de ello es la AFIP. Allí ya está disponible en la web de la Agencia el primer formulario electrónico del país con firma digital (Resolución General Nº 2.596). Es para registrar el pago de compra y venta de granos y creo que es algo muy importante en este sentido.

P: ¿Y en cuanto a América Latina?

GB: Latinoamérica curiosamente ha seguido los pasos de Europa, no los de Estados Unidos. Esto implica que desde hace varios años ya existen normativas sobre firma digital y en varios países ya se están usando distintos servicios tanto agencia con agencia como agencia ciudadano donde los procesos electrónicos son mucho más avanzados que en Estados Unidos y otras partes del mundo.

P: En relación a la seguridad, migrar del formato papel al formato electrónico, ¿no supone problemas de seguridad?

SS: No conlleva nada diferente de aquello que podríamos encontrar con la utilización de la metodología de papel. Migrar al formato electrónico permite rastrear el recorrido de los documentos, mientras que los documentos de papel pueden perderse con facilidad

GB: Te puedo garantizar que por el momento, es mucho más fácil falsificar una firma holográfica que una electrónica. Para falsificar una firma digital, debes romper la encriptación, debes saber mucho de tecnología. El usuario común no va a saber como falsificar una firma electrónica.

P: ¿En que otros proyectos están trabajando en la Argentina?

GB: Estamos trabajando con el Ministerio de Justicia en algunos proyectos de digitalización. Esto es muy inicial, pero la idea es empezar a poner ciertos archivos que tengan que ver con el tema de causas judiciales y otros archivos de prensa disponibles a través de sistemas de búsqueda, todo basado en PDF.

Comentá la nota