"Argentina es el único país que cuenta las cifras"

"Argentina es el único país que cuenta las cifras"
Cristina dijo que por eso "es apresurado decir que somos primeros o segundos" en el ranking de víctimas. Manzur recibió a ministros de la región.
A pesar de que los 137 reconocidos oficialmente depositaron a la Argentina en el segundo lugar del mundo con mayor mortalidad por gripe A, Cristina Kirchner se mostró despreocupada por el avance de la enfermedad.

Es que según la Presidente, el número de fallecidos parece abultada porque las demás naciones no difunden información precisa. "No me preocupa que la Argentina esté segunda en el ranking de mortalidad porque es la única que cuenta realmente las cifras", justificó sobre el avance de la enfermedad a nivel nacional.

Rápidamente, intentó descalificar el listado mundial de fallecidos por la Influenza A. "No me gustan esos rankings. Además, es apresurado decir que somos el primero o el segundo, cuando antes morían 4 mil personas por influenza común al año", expresó desde las orillas del Riachuelo, hasta donde llegó para el acto de extracción de un buque hundido.

En el marco del Plan de Saneamiento de ese curso de agua, la acompañaron el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; los ministros de Economía, Amado Boudou, y de Justicia, Julio Alak, y el secretario de Medio Ambiente, Homero Bibiloni.

Mientras las víctimas se acumulan en las estadísticas, la mandataria aseguró que las nuevas políticas de salubridad van en el camino correcto para frenar al virus H1N1. "El ministro de Salud Juan Manzur se rodeó de los mejores especialistas del país. Se está trabajando muy bien", remarcó.

A contramano de las cifras oficiales, muchos especialistas aseguran que los muertos rondarían, al menos, los 150. Con 3.056 enfermos, la tasa de mortalidad de la Argentina es la mayor en el mundo. "Yo me saludo con un beso. Lo hice siempre durante la campaña. Es así naturalmente", dijo Fernández de Kirchner a pesar de las recomendaciones que dieron los expertos para evitar el contagio.

Preocupación en el Cono Sur. Juan Manzur se reunió con los titulares de las carteras de Salud de los países limítrofes, con quienes acordó "compartir información" sobre la marcha de la pandemia en cada país y avanzar conjuntamente en la "producción de antivirales para la región".

Tras el encuentro, en el que participaron Ramiro Tapia, de Bolivia; José Gómez Temporao, de Brasil; Álvaro Erazo, de Chile; Esperanza Martínez, de Paraguay y María Julia Muñoz, de Uruguay, los ministros brindaron una conferencia de prensa en la que Manzur sostuvo que "hubo un aumento de la circulación viral del 85 al 90% en la mayoría de los países".

Asimismo, el titular de la cartera de Salud ratificó las cifras oficiales: "los registros indican que hay 120 mil infectados con el virus H1N1 y 137 muertos que tenían patologías anteriores y el virus de la Gripe A". Además, Manzur señaló que "se analizó la provisión de antivirales y como será el patrón de conducta del virus nuevo. Hemos acordado ser prudentes, porque pese a la disminución de consultas por Gripe A, no sabemos si habrá una segunda ola".

Por su parte, el ministro boliviano, Ramiro Tapia, aseguró que su país no cerrará la frontera con Argentina. "En ningún momento cerraremos la frontera, sino todo lo contrario. Estamos reforzando la zona con personal médico y llevamos adelante planes de prevención. Vamos a hacer una labor conjunta", señaló Tapia, quien confirmó que el país vecino tiene 544 infectados y 2 muertes confirmadas.

Repercusiones. Ante las declaraciones de Cristina, Criticadigital se comunicó con Médicos del Mundo en Argentina, la ONG que confrontó con el Gobierno por la cantidad de muertos.

Su presidente en el país, Gonzalo Basile, consideró que el el Estado nacional "tiene un serio déficit de información epidemiológica y estadística en salud. Hay un subregistro en el acceso a la información; así hay serios problemas para garantizar que los indicadores oficiales demuestren el verdadero avance de la enfermedad".

De todas maneras, Basile subrayó a este medio que "no sólo por la Influenza A, sino por el mal de changas, el paludismo, el dengue, la tuberculosis; existen muchísimas muertes que ni siquiera entran al sistema".

"El país no está en condiciones de relevar quien se enferma y quien se muere. Sin información, es imposible tomar políticas sanitarias. Ni siquiera hay una Ley Nacional de Salud. La salud pública esta mercantilizada en la Argentina", advirtió.

Comentá la nota