Argentina superó a Puerto Rico y terminó en el quinto lugar.

El seleccionado argentino de básquetbol sub-19 superó al de Puerto Rico por 92 a 70 y finalizó en el quinto lugar del Campeonato Mundial de la categoría, que se adjudicó Estados Unidos al vencer a Grecia por 88 a 80.
El cotejo decisivo del torneo tuvo a un representante argentino, ya que el árbitro santafesino Juan Fernández (36 años y debutante en torneos internacionales) lo dirigió junto al australiano Scott Beker y el español Diego Hierrozuelo.

El seleccionado albiceleste mejoró el sexto puesto conseguido en Serbia, en 2007. Sin el lesionado Matías Nocedal (un pellizco en el menisco derecho), Argentina salió con Mateo Gaynor de titular y con un espíritu bien distinto: caras alegres en la entrada en calor, risas, algo que no se había visto antes.

Así, luego de un arranque extraño, con Andrés Landoni anotando dos triples, Argentina sacó una luz de 6 puntos en el primer cuarto que terminó 21-15, más allá de algunas desatenciones atrás con el pivote Josh Niremberg, autor de 6 tantos.

Mike Rosario aparecía controlado y Argentina empezó a marcar terreno. Nicolás Laprovíttola tuvo otro buen ingreso desde el banco y aportó 7 puntos, Landoni siguió efectivo cerca del cesto y sumó 13 en total, y Juan Manuel Fernández alternaba pases profundos (6 asistencias), con pérdidas innecesarias (3).

No obstante, a Argentina le sobró para escaparse a 12 unidades con una corrida de Gaynor, para terminar 41-30 en los primeros dos cuartos. En el tercer período, una racha de Jio Fontán le permitió a los boricuas achicar a 6 y poner las cifras 54-48, aprovechando la lentitud para volver a defensa de los sudamericanos. El problema se solucionó con mejor ofensiva y, sobre todo, con la aparición en ataque de Fernández, que en el último cuarto aportó 8 puntos casi seguidos para poner la diferencia en 20. Argentina fue muy superior y eso le permitió a Tolcachier rotar a todo el plantel e incluso colocar al chico Leonardo Cañete, que no había jugado en casi todo el campeonato.

En tanto, el campeón fue Estados Unidos, selección que finalizó invicta con 9 victorias y ninguna derrota y le ganó a Grecia por 88-80, recuperando el título tras 18 años de sequía.

Comentá la nota