La Argentina, relegada en competitividad, según el Foro Económico Mundial

Según el informe, que ubicó a Suiza en el primer lugar sobre los EE.UU., Brasil escaló ocho posiciones y Chile volvió a ser el líder de la región; el país, que subió tres, se ubicó en la posición número 85 entre 133 países
GINEBRA.- En el informe de competitividad 2009/2010 del Foro Económico Mundial (WEF), conformado por líderes empresariales, políticos e intelectuales, la "Argentina trepa tres lugares al puesto 85, un resultado todavía decepcionante dadas las numerosas potencialidades competitivas del país".

Entre las naciones latinoamericanas, se destacaron Brasil y Chile. Mientras que esta última se ubicó como primera de la región -en el puesto 30-, la primera, escaló ocho posiciones a la número 56, pues las medidas para mejorar la sustentabilidad fiscal y liberalizar y abrir la economía surtieron efecto, detalló el informe.

En el documento difundido hoy se reveló que Suiza desplazó a Estados Unidos como la economía más competitiva del mundo, pues los problemas del sistema bancario estadounidense dejaron al país más expuesto a algunas debilidades de largo plazo.

Entre los mercados emergentes, Brasil, India y China mejoraron su competitividad pese a la crisis, mostró el reporte. Pero Rusia sufrió uno de los mayores declives entre las 133 naciones evaluadas, retrocediendo 12 posiciones a 63, por el incremento de las preocupaciones sobre la eficacia del Gobierno y la independencia judicial.

Por delante de la Argentina, se ubicaron México (60), Uruguay (65), Colombia (69) y hasta Perú (78). Ecuador, Venezuela, Bolivia y Paraguay, quedaron por detrás, entre los peor posicionados.

Ranking. Por otra parte, el WEF demostró que las economías muy concentradas en los servicios financieros como Estados Unidos, Gran Bretaña o Islandia fueron las grandes perdedores de la crisis que estalló el año pasado.

Singapur, Suecia y Dinamarca completan los primeros cinco puestos, seguidos por Finlandia, Alemania y Japón, que avanzó un puesto. Canadá y Holanda cierran los primeros diez.

El índice de competencia se basa en 12 criterios sobre la capacidad de competencia que trazan un panorama integral sobre países de todos los niveles de desarrollo. Para el estudio fueron investigados la infraestructura, sanidad, educación, formación, grado de desarrollo y mercados financieros y tecnológicos de 133 países.

Según se precisó, Estados Unidos, la mayor economía del mundo, perdió el fuerte liderazgo del año pasado, bajando al segundo puesto por primera vez desde la introducción del índice en su forma actual, en 2004.

"Habíamos estado anticipando por algún tiempo que Estados Unidos podría perder la primera posición. Hay varios desequilibrios que se estaban acumulando", dijo Jennifer Blanke, responsable de la Red de Competitividad Global del Foro.

"Hay problemas en el mercado financiero de los que no éramos conscientes antes. Esos países (como Estados Unidos y Gran Bretaña) están siendo penalizados ahora", agregó.

La confianza en los bancos suizos también disminuyó. Pero en la evaluación de la solvencia de los bancos, el país alpino aún se ubicaba en la posición 44, mientras que los bancos estadounidenses descendieron al puesto 108, justo debajo de Tanzania, y los británicos a la posición 126 en el listado, ahora liderado por los bancos canadienses.

El foro elogió a Suiza por su capacidad de innovación, su sofisticada cultura de negocios, los servicios públicos efectivos, la excelente infraestructura y los mercados de productos que funcionan bien.

La economía de Suiza entró en recesión el año pasado, y el país tuvo que rescatar a su mayor banco, el UBS. Pero su economía se sostiene mejor que la de muchos de sus pares y la mayoría de los bancos salieron relativamente ilesos de la crisis, que sí produjo quiebras en las entidades de Estados Unidos.

El foro dijo que la economía de Estados Unidos aún es extremadamente productiva pero que hay varias debilidades que se están sintiendo cada vez más. En ese sentido, se detalló que crecen las preocupaciones sobre la capacidad del Gobierno para mantener distancia del sector privado y que aumentan las dudas sobre la calidad de los estándares de auditoria e información de las firmas.

Comentá la nota