Argentina se quedó afuera sobre la hora

Un pecado de juventud... Los chicos argentinos perdieron un partido increíble, de esos que duelen. Faltaba nada, apenas segundos y el seleccionado conducido por José Luis Brown le ganaba 2 a 1 a Colombia y se metía en los cuartos de final del Mundial Sub 17 que se está jugando en Nigeria. Pero los últimos 120 segundos fueron fatales: recibieron dos goles, dos mazazos, y chau a las ilusiones de ganar el único título que le falta a Argentina...
"Vine a la conferencia por respeto a la prensa, pero en realidad tengo ganas de hacer un pozo y enterrarme. Estamos muy apenados, vinimos a Nigeria con la idea de quedarnos hasta el 15 de noviembre...", deslizó el entrenador argentino.

Argentina empezó muy bien: a los 17 minutos se puso en ventaja con un gol de Leandro González Pirez (de River). En el segundo, a los 12, el delantero de Boca, Sergio Araujo, marcó el segundo. A partir de ahí, Argentina se retrasó demasiado en el campo. Le cedió la iniciativa a Colombia. Al toque llegó el descuento de Jeison Murillo y al promediar la etapa se fue expulsado el capitán Esteban Espíndola por tocar la pelota con la mano en el área (Cuellar desvió el penal).

Brown hizo dos cambios austeros: adentro un defensor y un volante de marca (Rasmussen y Orfano) y afuera un volante de creación y un delantero (Sebastián González y Villaba). Argentina se replegó y eso lo terminó pagando carísimo. Porque Jean Blanco y Héctor Quiñones le dieron la agónica victoria a Colombia que ahora se enfrentará con Turquía.

Comentá la nota