"En Argentina hay un proceso golpista"

Nunca votó y quizá nunca vote a la presidenta de la Nación y su esposo, el ex mandatario, pero coincide con Cristina y Néstor Kirchner en advertir movidas destituyentes. "Scioli es golpista aunque no lo sabe", dispara.
Mempo Giardinelli habla desde su casa, en la ciudad de Resistencia, Chaco. Allí nació en el año 1947 y allí regresó en el año 1990 para quedarse a vivir. El periodista y escritor pasó ocho años de su vida en México, exiliado. "Estas eran provincias boscosas, con una fauna muy rica y equilibrio ecológico pero ahora tenemos un desierto. Pasamos de sequías de seis, siete y ocho meses a una inundación como la de ahora que parece que seguirá hasta febrero o marzo", cuenta.

La charla con Carlos Mateu, el conductor de las mañanas en Radio Noticias, comienza por un lugar común, típico de los encuentros casuales entre personas que buscan romper el hielo. Giardinelli le cuenta que la inundación que asola a su provincia y otras del noreste argentino fue prohijada por la tala irracional de árboles, esencialmente vinculada con el avance del cultivo de la soja. "La verdad que no me preocupa la soja en sí, es un cultivo como cualquier otro, pero hay una voracidad que no tuvo ninguna otra semilla. El trigo, el maíz, la cebada, el girasol, el algodón... Ninguno fue tan agresivo", reflexiona.

Explica que una hectárea de algodón la cultivan cuatro personas, mientras que doscientas de soja las puede trabajar una sola, sentada sobre un tractor. Advierte allí un ejemplo para mostrar la pérdida de fuentes laborales y la exclusión. Recuerda que todo el proceso en que miles de argentinos quedaron afuera del sistema fue acompañado de una gran indiferencia social, la misma que lleva a que muchos compatriotas no se expliquen por qué la inseguridad golpea tan fuerte.

"En todo el país hay planes sociales, y está muy bien, son repuestas que hay que dar, pero lo que ocurre es que no son suficientes porque, cuando el incendio es muy grande, no alcanza con dos baldes de agua. Y entonces, acá viene el papel realmente nefasto y peligroso de los medios masivos de comunicación que, en realidad, lo que hacen, es echarle más alcohol, más nafta, más kerosén al fuego, para que se prenda más", opina.

-¿Qué advierte usted en todo esto?

-Acá en Argentina, desde hace un año, un año y pico, hay un proceso golpista. La gente se enoja cuando uno dice esto, entonces, llámenlo como quieran, pero son personas que no quieren que el gobierno siga. A mí, honestamente, no me gusta Cristina, ni Néstor, ni Moreno (Guillermo, el secretario de Comercio de la Nación). No los he votado nunca y es muy probable que no los vaya a votar, pero el discurso incendiario de los medios y de algunas de sus figuras... El otro día, la charla penosa de estas dos señoras que son nostálgicas de la dictadura, nostálgicas del golpe de Estado de 1976... Cuando se habla de la inseguridad y se pide que el que mata tiene que morir, y que hay que hacer algo para exterminar a las basura, están utilizando las mismas terminologías que se usaban en la dictadura. Y son las mismas personas, Mirtha Legrand, Susana Giménez, que repetían esto durante la dictadura, usaban los mismos términos pero en aquél entonces lo decían de los subversivos, de los guerrilleros... Lo mismo con Mariano Grondona, que es el mimo que entonces decía las mismas palabras. Decían que eran una lacra, que tenían que morir y convirtieron a este país en una carnicería. Ahora ya no tienen a las Fuerzas Armadas de su lado. ¿A quién tienen? A la policía. Por eso están haciendo lo que están haciendo, por ejemplo, en la provincia de Buenos Aires, con el señor Scioli, quien seguramente también en aquella época decía lo mismo. El no sabe que es golpista, pero lo es.

-¿Por qué es golpista Scioli?

-Porque en lo operativo, el señor Scioli está haciendo un Código Contravencional que es el mismo que escribió el General (Ramón) Camps en el año 74 ó 75, es el mismo que aplicó el comisario (Miguel) Etchecolatz. Es el mismo código y el mismo sistema penal bonaerense que sigue permitiendo que el Servicio Penitenciario Bonaerense funcione como lo hace, que no es un sistema que permite la contención de los internos que han delinquido, sino que es un sistema de muerte. ¿Sabe cuántas muertes por día produce el SPB? Casi dos. Son alrededor de 800 muertos por año. En ningún lugar del mundo se mueren los presos. El preso está jodido (sic) porque está preso, y está bien que esté preso, pero no se mueren. Todo esto lo permite el mismo sistema que fue engendrado por el General Camps y el gobernador Ibérico Saint Jean en la década del '70. Y esto lo está recuperando para la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, que es golpista y no lo sabe. Pero vaya y explíquele esto a esas dos viejecitas que estaban sentadas, saliendo en la tele, todas maquilladas y que estúpidamente medio país estaba mirándolas.

-¿Qué panorama ve para 2011?

-No tengo idea. Yo soy un escritor. Estoy escribiendo una novela. Es decir, a mí manera, estoy tratando de crearme un mundo alternativo, ficcional. Ni siquiera escribo sobre la realidad. Lo que puedo decir es que confío en que somos una Nación que a pesar de sus errores, a pesar de sus olvidos, aprendió a vivir en democracia. Creo que los argentinos hemos aprendido a vivir en democracia y sabemos que la democracia es imperfecta pero que es el mejor sistema para vivir.

Biografía

Mempo Giardinelli es escritor y periodista. Nació en Resistencia, Chaco. Entre 1969 y 1976 vivió en Buenos Aires. Con el golpe militar debió exiliarse en México, donde permaneció hasta 1984. De regreso, fundó y dirigió la revista "Puro Cuento" (1986-1992). Entre 1993 y 2000 se radicó en Corrientes y desde 2001 reside en su ciudad natal. Es autor de novelas, libros de cuentos y ensayos, y escribe para diarios y revistas de la Argentina y otros países. Sus textos han sido traducidos a veinte idiomas. Ha recibido numerosos galardones literarios en todo el mundo.

Comentá la nota