La Argentina, peor en mapa de riesgo global

La Argentina, peor en mapa de riesgo global
Se evaluaron, entre otros aspectos, las probabilidades de conmoción política y el riesgo de default
La Argentina retrocedió en su ubicación en un mapa que mide el riesgo global, teniendo en cuenta aspectos que van desde variables políticas a económicas, y aparece con riesgo alto en rubros que evalúan las probabilidades de conmoción política interna y de default y de interferencias políticas.

El mapamundi de los riesgos políticos, en su 17ª edición, fue presentado por la aseguradora AON, basada en Chicago pero con sede también en nuestro país. El mapa pretende ser una herramienta para los corredores de seguros que pueden servirse de él para ajustar sus tarifas en función de los peligros contra los cuales deben asegurar los productos de sus clientes.

Degradados

En este sentido, los riesgos que el mapa de AON señala en cada país son: 1) traslado de divisas, 2) guerra, 3) golpe, rebelión, conmoción civil, terrorismo, 4) default de deuda soberana, 5) leyes y regulaciones, 6) interferencias políticas, 7) vulnerabilidad en la cadena de suministros, 8) agua y 9) comida. Estos dos últimos rubros son una novedad que AON decidió tener en cuenta este año.

De los 209 países y territorios estudiados, hay nueve que vieron disminuir su riesgo, entre ellos Sudáfrica, próxima sede del Mundial de Fútbol, y Sri Lanka, donde llegó a término la guerra contra los tamules. Pero 18 países fueron degradados, entre ellos Yemen, Gana, Ucrania y la Argentina.

Color naranja

Nuestro país aparece con un riesgo alto en los rubros 1), 3), 4), 5) 6) y 7). Es decir, que AON considera elevadas las probabilidades de conmoción política interna, de default y de interferencias políticas, entre otros riesgos.

En América Latina, la Argentina comparte el color anaranjado con Cuba, Haití, Ecuador y Bolivia, mientras que sólo es superada por el rojo del muy alto riesgo de Venezuela.

La Argentina tiene el número 135 -sobre 209- en la escala de riesgo del mapa de AON.

Comentá la nota