La Argentina, en el top ten de los países con más inflación

La Argentina, en el top ten de los países con más inflación

Aunque generosas -si se observan las del mercado-, las perspectivas de inflacióndel Fondo Monetario Internacional (FMI) para 2019 posicionan a la Argentina en un lugar por el que nadie podrá sentirse orgulloso.

Según las perspectivas para este año publicadas por el organismo en su Panorama Económico, el país compartirá el top ten de países con mayores subas de precios con naciones como Sudán, República Democrática de Congo, Irán o la fatídica Venezuela de Nicolás Maduro, que asumirá esta semana un nuevo mandato como presidente.

La estimación de inflación (punta a punta) del Fondo para el país es generosa. Llega al 20,2%, cuando el último Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que ausculta el Banco Central la subió en su última publicación de 27,5% a 28,7% por el impacto de los aumentos de tarifas.

La previsión optimista del organismo multilateral, sin embargo, alcanza para situar al país sexto en el ranking de los diez países con mayor inflación estimada para el año que comienza.

En el primer lugar de ese ranking está Venezuela. La inflación proyectada por el FMI llega a 10.000.000%. Le siguen Sudán del Sur (92,7%), Sudán (56,8%), Irán (27,7%) y Liberia (22%). Luego viene la Argentina y, con un poco menos, Turquía (15,5%), República Democrática del Congo (14,8%), Libia (13,4%) y Uzbekistán (13,1%).

El próximo 21 de enero el FMI actualizará las proyecciones de su Panorama Económico, pero solo lo hará para las economías más grandes. De América Latina solo incluirá a Brasil y México. Sin embargo, Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo, publicará luego en un blog una actualización de las perspectivas de inflación y otros indicadores para todos los países de América Latina, entre ellos, la Argentina.

Desde los picos de 6,5% en septiembre y 5,4% en octubre, la inflación comenzó un proceso de desaceleración en el país como consecuencia del apretón monetario y la suba de tasas, que sumadas al fuerte ajuste fiscal generaron una fuerte caída de la actividad.

Para los economistas privados, el número de diciembre estuvo por debajo del 3%. Sin embargo, el cierre de 2018 rondará entre un 47% y un 48% acumulado, lo que configura el mayor aumento anual desde 1991, año en el que el país ingresó en el plan de convertibilidad.

Para este año, según los expertos, tanto las subas de tarifas de servicios públicos anunciadas en la última semana de diciembre como los incrementos de paritarias y jubilaciones y pensiones, agregarán presión a la inercia inflacionaria. La clave estará, creen, en los movimientos del dólar, que hoy arrancará traspasando el piso inferior de la banda acordada con el FMI.

Coment� la nota