La Argentina levanta su propio muro

Por Walter Brown

En las últimas décadas, México ha sido de uno de los lugares preferidos por los argentinos para buscar mejores horizontes ante las diferentes crisis que atravesó nuestro país.

Tanto las políticas, desde los tiempos de la dictadura, como las económicas, en los no muy lejanos años del corralito y la devaluación. Vuelo tras vuelo, oleadas de inmigrantes desembarcaron en tierras aztecas y en la última década un importante grupo fue ganando espacio en sectores de servicio vinculados a la hotelería y el turismo, en desmedro de los propios mexicanos. "Los empresarios los prefieren por una cuestión de formación y presencia. Llegan con un título y, mientras no consiguen el empleo que buscan, se ganan la vida como mozos, recepcionistas, etcétera", cuentan los especialistas por aquellas latitudes.

Paradojas del destino, hoy quienes emprendieron rumbo hacia México no pueden volver. Ni aquellos que fueron en busca de un futuro mejor. Ni los que, simplemente, fueron a disfrutar de sus bellezas turísticas. Tras sufrir la falta de previsión oficial que permitió la expansión del dengue, la Argentina fue el primer país en levantar un nuevo "muro" hasta el lunes para dejar a la gripe porcina dentro de la frontera mexicana.

Comentá la nota