Argentina incrementará la compra de gas a Bolivia y pone su objetivo en Tierra del Fuego

Cristina Fernández de Kirchner y Evo Morales firmarán el próximo viernes 22 de enero una actualización del contrato de suministro de gas natural que Bolivia exporta a la Argentina proyectando un volumen diario de 27,7 millones de BTU. El interés de Nación para 2010 también incluye el producido en Tierra del Fuego, no bien se concluya con el tendido del segundo gasoducto Transmagallánico.
Los presidentes Cristina Fernández de Kirchner y Evo Morales firmarán el 22 de enero una actualización del contrato de suministro de gas natural que Bolivia exporta a la Argentina procurando incrementar el volumen del fluido a partir de este mismo año, que podría llegar a los 27,7 millones de BTU diarios. Y cuando se concluya con el tendido (en ejecución) del segundo ducto Transmagallánico, también contar con nuevos volúmenes de ese recurso hidrocarburífero, para el suministro a usinas generadores de electricidad y a industrias.

Según informó ayer la prensa nacional, el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Bolivia (YPFB), Carlos Villegas, anunció que ese país suscribirá una actualización de los contratos con la estatal Energía Argentina (ENARSA), cuando la presidenta Fernández de Kirchner viaje a la capital boliviana con motivo del inicio del segundo mandato consecutivo de Morales al frente del Poder Ejecutivo.

Villegas aseguró que "existe un avance significativo en la negociación de la adenda" (ampliación de contrato), y destacó que "resta únicamente definir tres puntos del documento que serán resueltos en los próximos días por los equipos técnicos de ambos países".

En junio de 2006 ambas naciones suscribieron el convenio marco para la compra–venta de gas natural por un plazo de 20 años, mediante el cual Argentina adquiere un volumen inicial de hasta 7,7 millones de metros cúbicos diarios a partir de enero de 2007 para abastecer su mercado en los tres primeros años.

En 2009 las importaciones de dicho gas promediaron 6 millones de metros cúbicos en los meses de otoño–invierno y 2 millones en diciembre, por la menor demanda estacional.

El contrato ahora revisado contemplaba la posibilidad de ampliar los volúmenes de exportación de gas a la Argentina a 16 millones a partir del tercer año (2009) y proyectaba incrementar las compras hasta los 27,7 millones de metros cúbicos día, con la puesta en marcha del Gasoducto al Noreste Argentino (GNEA), a partir del año 2010.

Este cronograma no fue cumplido por la falta de producción de mayores volúmenes de gas en Bolivia, lo que a su vez postergó el inicio de la construcción del GNEA.

Bolivia busca interesar a petroleras para que analicen la potencialidad de 26 áreas hidrocarburíferas identificadas en territorio boliviano, con vistas a su participación en la explotación, asociadas en minoría con YPFB.

Desde que dispuso la nacionalización de los hidrocarburos, el Gobierno suscribió 44 contratos de operación con firmas privadas, en un esquema en el cual YPFB asume la responsabilidad de la producción y comercialización del crudo y el gas.

Debido a esta situación, los técnicos de YPFB y de Enarsa ultiman los detalles de una adenda al contrato para corregir los plazos y los volúmenes de exportación a la Argentina.

Al respecto, Villegas explicó que "una vez que se llegue a un acuerdo definitivo, se consultará con las autoridades del área energética, tanto de Bolivia como de Argentina, para la firma del documento".

Por su parte, el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, aseguró que la construcción del gasoducto GNEA, que permitirá distribuir gas por redes a provincias del noreste argentino que hoy sólo disponen de gas envasado, se encarará aún si Bolivia no llega a disponer de todo el gas que Argentina requiere.

Para ello, los ojos del Gobierno Nacional en materia de mayores volúmenes internos, están puestos en el producido en Tierra del Fuego, y que podrán inyectarse progresivamente al Gasoducto San Martin, cuando se concluya con el tendido (en ejecución) del segundo ducto Transmagallánico.

Las previsiones de un crecimiento de la actividad económica en 2010, tras el letargo de 2009, motiva el interés del gobierno nacional de contar con mayores volúmenes de gas natural para el suministro a usinas generadores de electricidad y a industrias.

A la vez, procura el desarrollo de inversiones privadas para aumentar la alicaída producción interna de gas (programas Gas Plus) habilitando mayores precios en boca de pozo y de suministro al sector productivo.

En los dos últimos años Argentina también importó Gas Natural Licuado mediante barcos, a precios que siempre fueron mucho más altos que el comprado a Bolivia (a 10 dólares contra 5 por millón de BTU que vienen de ese país), y mucho más costoso si se lo compara con el producido en el país que gira en torno a los 2,5 dólares.

Según la AFIP, Argentina le compra gas a Bolivia a 6,15 dólares

Es el importe que fijó la administración de ingresos públicos como precio de referencia, que después es tenido en cuenta para venderle a Chile.

La Administración Federal de Ingresos Públicos, AFIP, estableció en 6,1590 dólares el millón de BTU el precio del gas natural que se importa desde Bolivia, precio que se usa como base de valoración de las destinaciones de exportación para consumo, es decir la venta a Chile.

El precio se conoció el martes pasado en la resolución 2732 de la AFIP que se publicó en el Boletín Oficial de la Nación y rige entre el 1 de noviembre de 2009 y el 31 de diciembre de 2009 –ambas fechas inclusive–, en el marco del Contrato de Importación de Gas Natural desde la República de Bolivia.

La resolución se remonta al año 2006 cuando por una resolución del entonces Ministerio de Economía y Producción instruyó a la Dirección General de Aduanas dependiente de esta Administración Federal para que aplique, como base de valoración de las exportaciones de gas natural, el precio más alto establecido para esta mercadería en los contratos de importación de gas natural a la República Argentina.

Se aclara que dicho precio no contiene los importes correspondientes a los tributos que gravan la exportación para consumo y que será informado periódicamente por la Subsecretaría de Combustibles de la Secretaría de Energía del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios.

Los parámetros

La Dirección Nacional de Economía de los Hidrocarburos, dependiente de la Secretaría de Energía del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, mediante Nota Nº 479 del 23 de noviembre de 2009, a partir de la información adicional suministrada por la empresa Energía Argentina SA (Enarsa), comunicó el precio del gas natural vigente para el período comprendido entre el 1 de noviembre de 2009 y el 31 de diciembre de 2009, inclusive, en el marco del Contrato de Importación de Gas Natural desde la República de Bolivia.

De allí que la AFIP fijó los precios que se aplicarán como base de valoración de las exportaciones de gas natural y sus períodos de vigencia. El titular del organismo recaudador, Ricardo Echegaray, aclaró que los 6,1590 dólares el millón de BTU, como valor imponible, debe entenderse como precio que no contiene los importes correspondientes a los tributos que gravan la exportación para consumo. Por eso a Chile se le suman las retenciones.

Comentá la nota