Argentina impuso condiciones en un conflicto con Paraguay

Argentina impuso condiciones en un conflicto con Paraguay

Fue librado el buque "Doña Annette" retenido 17 días en el río Paraná. Se le otorgó un permiso de navegación de seis meses. 

Tras estar 17 días detenido en aguas argentinas, se acordó la liberación del buque paraguayo "Doña Annette" y se evitó así la escalada de un conflicto binacional de imprevistas derivaciones. El buque había sido obligado a fondear por la Prefectura Naval Argentina el 11 de noviembre pasado en el kilómetro 602 del río Paraná. El buque debía llegar hasta el puerto de Campana para cargar importación de gasoil para Paraguay. Como su capitán no se encuadraba en lo normado por el Tratado de Libre Navegación vigente, la autoridad le exigió subir a bordo dos prácticos argentinos para continuar el viaje. La negativa del armador, la Compañía Marítima Paraguaya, a tomar prácticos a un costo de entre u$s 40.000 y u$s$ 50.000 trabó el conflicto el que fue remontando en importancia hasta llegar a los presidentes de los dos países.

PUBLICIDAD

El acuerdo, suscripto en 1967 establece que el capitán, en los tres años anteriores al servicio, debe tener al menos 18 viajes de ida y otros tantos de vuelta. Y de ellos, 6 viajes de ida y 6 de vuelta deben de haberse efectuado en el último año. Un requisito que Martín Romero, el capitán del "Doña Annette" no cumplía a juicio de la Prefectura.

Haciendo uso de todo el poder de lobby a su alcance, el armador llegó a la Unión Industrial Paraguaya, a los representantes guaraníes ante el Parlasur, a los sindicatos y al propio presidente Mario Abdo Benítez. También logró que la Cámara de Senadores aprobara un proyecto de declaración que instó al Ministerio de Relaciones Exteriores para que exija a la Argentina, el cumplimento de los acuerdos internacionales de libre navegabilidad. Asimismo, actuó sobre la Asociación de Capitanes de Cabotaje, Prácticos de Asunción-Río de la Plata y Oficiales de Ultramar, la que envió una nota a la Cancillería paraguaya, donde manifestó la "preocupación de que se fuerce a usar prácticos argentinos en desmedro de tripulantes paraguayos desconociendo la libre navegación".

En todos los casos, el armador se refirió a "la detención ilegal en aguas argentinas" y al "secuestro" de su buque. Mientras tanto el tiempo pasaba y le generaba una pérdida estimada en los u$s 75.000 diarios.

Mirá tambiénEl nuevo sistema que usará Aduana para controlar las importacionesLos agentes de carga podrán utilizar el nodo del Centro de Navegación para transmitir a la Aduana los anticipos de importaciones.

Operación

Quien también movió todas sus fichas fue Juan Carlos Muñoz Mena, presidente del Centro de Armadores Fluviales y Marítimos (Cafym). El poderoso directivo se reunió con el vicecanciller Bernardino Saguier, con el fin de abordar la situación y solicitar que la Cancillería paraguaya arbitre las medidas que permitan que la embarcación siga su trayecto para cumplir sus compromisos. De tal suerte, impulsó una reunión entre el vicecanciller y el embajador argentino en Paraguay, Héctor Antonio Lostri, y se aseguró de que la noticia del conflicto llegara al despacho del canciller Jorge Fauire.

Muñoz lamentó que "el tratado esté siendo vulnerado por decisiones administrativas, específicamente, por la Prefectura Naval y la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables de la Argentina, desde hace cuatro años".

Finalmente el armador paraguayo se rindió ante las evidencias y aceptó las condiciones impuestas por Argentina. El "Doña Annette" finalmente fue liberado y se le otorgó un permiso especial de navegación de seis meses. Asimismo, los dos países acordaron constituir una mesa de negociación que se reunirá por primera vez mañana, para tratar la libre navegación de aguas compartidas entre Paraguay y Argentina.

Ya fueron varios los accidentes provocados en el Paraná por tripulaciones sin experiencia. Muchos de ellos cobraron vidas humanas. No se debe trabajar de esta forma ni se puede ceder ante corporaciones de ningún tipo. Pero también hay que reconocer lo mucho y bien que se viene trabajando junto con Paraguay. En estos tres años en seis encuentros se volvió a recuperar la confianza y se marcó un sendero de encuentros y consenso que no debe ser abandonado.

Coment� la nota