“ La Argentina no se hace con cacerolazos sino con participación”

Especialistas analizan la crisis financiera mundial

Carlos Kesman, Jorge Ingaramo y Sebastián García Díaz plantean un escenario complicado para la Argentina. Arriesgan que si el matrimonio K “rápidamente se da cuenta del daño que hizo en el sistema de ahorro y financiamiento y cambia para crear confianza, tal vez tenga una chance más”, aunque sostienen que “la confianza rota en medio de la crisis no se recompone

Con el auspicio de LA VOZ DE SAN JUSTO, el centro de estudios Civilitas logró reunir el pasado jueves en nuestra ciudad a reconocidos profesionales: Carlos Kesman, ex secretario de Comercio Exterior de la Nación, ex decano de la Facultad de Ciencias Económicas y ex vice rector de la Universidad Católica de Córdoba; Jorge Ingaramo, licenciado en Economía en la UNC, ex subsecretario de Economía Agraria y subsecretario de Comercio Interior y de Inversión Pública; y Sebastián García Díaz, fundador de Civilitas y presidente de Primero la Gente y candidato a intendente de Córdoba en 2007.

Este diario entrevistó a estos especialistas que analizaron la crisis financiera internacional, la debacle de los mercados y su impacto en la economía real, las comparaciones con otras crisis y los escenarios probables.

A contramano de algunas visiones que, de un tiempo a esta parte, circulan indicando que se trata de una crisis anunciada, ellos están convencidos de que la actual crisis económica norteamericana no fue prevista. Mientras tanto, miran a la Argentina con cierta preocupación y lanzan duras críticas al modelo kirchnerista. “La falta de previsión de la crisis internacional no se les puede atribuir solamente a los Kirchner, ya que en realidad nadie en el mundo tuvo la previsión de la crisis internacional”, aseguran.

También sostienen que “hoy se está produciendo una distancia entre expectativas ciudadanas masivas de cambio y la necesidad de estructurar la política”.

En lo económico, afirman que la Argentina está “forjando un economía cerrada cuando las oportunidades en el mundo están en la interdependencia inteligente y bien pensada y no en esta situación de economía cerrada al máximo”.

Comentá la nota