La Argentina se ganó el derecho a desafiar al rey Brasil.

Hasta aquí se cumplió con el objetivo, aunque en el horizonte queda el desafío de máxima exigencia.
El seleccionado argentino masculino mantuvo a salvo su condición de invicto en el Campeonato Sudamericano, tras vencer anoche en su quinto compromiso a Venezuela por 3-1 (parciales de 25-20, 20-25, 25-21 y 27-25). El cotejo duró una hora y 37 minutos, y se disputó en el Coliseo El Salitre de esta capital.

Los dirigidos por Javier Weber cedieron el primer set del torneo, que otorga una plaza para la Copa de Campeones Japón 2009, pues en sus anteriores actuaciones habían superado por 3-0 a Perú, Uruguay, Colombia y Chile.

"Fue muy difícil, pero estamos contentos por el triunfo. Era muy importante ganar para luchar por el primer puesto con Brasil", manifestó el capitán Rodrigo Quiroga una vez consumado el éxito que le permitirá definir mañana ante los brasileños (a las 21 de nuestro país) quién se queda con la corona, en la clausura de la competencia.

En su análisis de la producción del equipo nacional, Weber indicó que "jugamos un buen partido en ataque. Pero cometimos errores no forzados, especialmente en el saque". La jornada de hoy será libre para la Argentina, mientras que los campeones mundiales y subcampeones olímpicos, se medirán con los venezolanos.

Comentá la nota