Argentina debe explicar en EE.UU. cómo se usará la plata de las AFJP

Así consta en el dictamen del juez Griesa, al que accedió Clarín. El Gobierno tendrá que justificar que los fondos se destinarán exclusivamente a pagarles a los jubilados. Hay preocupación en el oficialismo por la complicación financiera.

Por: Mara Laudonia

Un nuevo problema sumó el Gobierno con el congelamiento preventivo de las inversiones que las AFJP tienen en Nueva York, a raíz de una demanda entablada por grandes fondos de Estados Unidos que reclaman por el default del 2001. Es que para que puedan ser liberadas, el Gobierno deberá explicarle al juez Thomas Griesa, que nuclea todas las causas contra la Argentina en ese país, que el destino que tendrán dichos fondos no será otro que pagarles a los jubilados.

Hubo otro golpe ayer: Griesa inmovilizó todos los activos de las AFJP en los EE.UU. A los tres fondos que se presentaron el jueves (Blue Angel y dos de Aurelius, que piden en total cerca de 500 millones de dólares) se sumaron ayer a la misma causa dos viejos conocidos: los fondos de Elliot (NML) y del multimillonario empresario de vasos plásticos Kennet Dart (EM). Un abogado de los dos fondos le explicó a Clarín: "Se hizo el pedido pero aún nadie sabe cuánto dinero se embargará, porque hay que determinar qué activos están disponibles". Otra fuente estimó que los US$ 553 millones congelados el jueves podrían crecer a 2.500 millones de dólares.

Pese a que el Gobierno en público sostiene que el traspié se resolverá sin problemas, ya que los fondos hoy están en manos de las AFJP y no del Estado, en las últimas horas el tema comenzó a tomar otro color. Tanto, que obligó a moderar los discursos de los funcionarios sobre el proyecto y, al titular de la ANSeS, Amado Boudou, a cancelar su disertación en el Coloquio de IDEA. La propia Cristina había dicho el jueves en El Salvador que los fondos "son de los aportantes".

Sergio Chodos, flamante veedor de las AFJP, insistió ayer en que los activos embargados "son de las AFJP". Se trata, continuó, de "una medida cautelar inhibitoria que durará lo que tarde Estados Unidos en verificar que estos activos nos son del Estado argentino y que están esencialmente asignados a fines previsionales".

Lo concreto es que el próximo 6 de noviembre será el Estado nacional y no las AFJP las que deberán presentarse obligatoriamente ante la Justicia neoyorquina, según el escrito de siete páginas al que tuvo acceso Clarín. Griesa ordenó además a los bancos que tienen en custodia los fondos de las 10 administradoras que "identifiquen" todo tipo de bienes presentes en el territorio de los EE.UU.

Los abogados demandantes cuentan, entre las pruebas presentadas, con un proyecto de ley a debatirse en el Congreso, con comentarios públicos de funcionarios que no dejan claro si esos fondos serán utilizados o no con fines de solventar la caja fiscal, y un decreto de las funciones y atribuciones de la ANSeS.

Así las cosas, le tocará a Jonathan Blackman, el representante argentino del estudio Cleary Gottlieb, explicitar lo que hasta ahora el Gobierno omitió puntualizar en el proyecto presentado ante el Congreso: que se garantice la intangibilidad de los fondos.

Pero que dichos recursos sean o no del Estado no es el punto esencial a dirimir. "Hay tres cuestiones que el juez toma en cuenta a la hora de efectuar un fallo sobre la deuda: quién es el dueño de los fondos, dónde están esos activos y si los bienes tienen fines comerciales", explica un abogado de bonistas con acción colectiva, Pablo Giancaterino. Y es aquí donde la Argentina deberá esmerarse en demostrar que, en caso de pasar los fondos al Estado, los mismos serán para los jubilados.

La misma cuestión sucedió ya con las reservas: el Estado tuvo en estos años congelamiento de fondos del BCRA pero se las ingenió -hasta el momento- para justificar que gozan de inmunidad. Más oscuro es el asunto de fondos incautados al Banco Nación, por US$ 72 millones, asunto todavía a resolver. Sin embargo, se sabe que la ANSeS, hoy un organismo del Estado -y no autárquico como pide un sector de la oposición-, le presta fondos a la Secretaría de Finanzas, a cambio de bonos.

Comentá la nota