La Argentina busca fondos para mitigar el impacto

Pedirá a las potencias un mayor compromiso
La Argentina llegará a Copenhague con la expectativa que comparten todo el grupo de los 77 y China: conseguir financiamiento para la adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático y exigir a los países desarrollados metas de reducción más ambiciosas.

"La ausencia de un compromiso cuantitativo de reducción de emisiones de gases contaminantes por parte de Estados Unidos, la indefinición en las metas para los países desarrollados en un segundo período de compromiso en el Protocolo de Kyoto y la falta de claridad sobre el tipo de participación de los países en desarrollo respecto de las acciones de mitigación global son, en la actualidad, objeto de la mayor atención en el ámbito de la negociación internacional. Las responsabilidades son comunes pero diferentes según los países", explicó a LA NACION Nazareno Castillo, director de Cambio Climático de la Secretaría de Ambiente de la Nación, uno de los integrantes de la comitiva argentina que asistirá a la cumbre del clima en Dinamarca.

En 2012 vence la primera etapa del Protocolo de Kyoto -aprobado y ratificado por 184 países-, que impone la reducción de por lo menos un 5 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero de los países desarrollados respecto de sus niveles de 1990. Además, según el Plan de Acción de Bali, realizado en Indonesia, los países se comprometieron a alcanzar para este año un acuerdo con metas más ambiciosas para mejorar el régimen climático.

Al parecer, el compromiso con esas metas no se conseguirá durante las próximas dos semanas de negociaciones. Sin embargo, las esperanzas para los países en vías de desarrollo siguen en pie. "La Argentina propuso la creación de un mecanismo que permita la financiación de acciones de adaptación y mitigación que incluya tecnología y desarrollo de capacidades, en los países en vías de desarrollo, por parte de las naciones más ricas. Además, proponemos, para la redacción de uno de los documentos, que se incluya que ninguna acción de lucha contra el cambio climático debe ir en detrimento del mercado de ese país", agregó el funcionario.

Las iniciativas de adaptación a los efectos del cambio climático se harían efectivas a partir de un Fondo de Adaptación integrado por los Estados responsables históricos de las emisiones. En tanto, las acciones de mitigación tendrían tres fuentes de financiación: un fondo de mitigación, por crearse, para cuestiones estructurales; mecanismos de mercado a través de bonos de carbono, y préstamos de organismos multilaterales.

La comitiva

"Esa será una de las discusiones más duras. Por ahora se habla de poner a disposición de los países vulnerables unos 20.000 millones de euros al año. Sin embargo, las necesidades estarán por encima de los 100.000 millones de euros al año. Nosotros proponemos que el acceso a ese financiamiento sea más sencillo y no tan burocrático, como sucede con los fondos del Fondo Mundial para el Ambiente (GEF, por sus siglas en inglés)", dijo Castillo.

La comitiva argentina estará compuesta por tres funcionarios de la Cancillería, cuatro de la Secretaría de Ambiente de la Nación y tres del Ministerio de Economía. Aún no está confirmada la presencia de la presidenta Cristina Kirchner en el segmento de alto nivel, que se desarrollará durante la segunda semana de la cumbre. A esas negociaciones asistirá el canciller argentino, Jorge Taiana.

Comentá la nota