Argentina y Brasil dan señales de acercamiento comercial

Argentina y Brasil dan señales de acercamiento comercial
Luego de más de diez años de trámites, Brasil autorizó el ingreso de vacuna antiaftosa producida en la Argentina, mientras que los fabricantes brasileños de muebles tendrán mayor facilidad para entrar al país, en un intento por dar señales de acercamiento comercial entre ambas naciones.
Así lo anunciaron en una conferencia de prensa conjunta el canciller Jorge Taiana y la ministra de Industria, Débora Giorgi, quienes señalaron, por otra parte, que existe "el mejor espíritu" de cara a la reunión que los presidentes de los dos países tendrán el miércoles próximo.

En ese encuentro, la presidenta Cristina Kirchner y su par de Brasil, Lula Da Silva, intentarán superar los diferendos comerciales existentes entre los dos países, sobre todo a partir de las diferencias originadas en los últimos días.

Taiana expresó que en esa reunión los mandatarios darán "un paso adelante hacia la integración productiva y el reconocimiento de la complementariedad económica de ambos países".

En la rueda de prensa, el canciller dijo que la aplicación de licencias no automáticas para el ingreso de productos brasileños a la Argentina constituye "la mejor defensa" de la industria nacional.

Por su parte, Giorgi señaló que "estamos trabajando con el mejor de los espíritu" en cuanto a la próxima reunión de la presidenta Cristina Kirchner con su par brasileño, Lula Da Silva, prevista para el miércoles 18 de este mes.

Acerca de los anuncios, los funcionarios explicaron que luego de diez años de trámites burocráticos la empresa nacional Biogénesis Bagó comenzará a exportar mensualmente a Brasil unas dos millones de dosis de vacuna antiaftosa por un valor de un millón de dólares.

Según indicaron, la medida fue posible tras la decisión del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil que dio la autorización para el ingreso de la vacuna, luego de casi diez años de trámites por parte de la empresa local.

Para cumplir con lo solicitado por una inspección de las autoridades sanitarias de Brasil, la empresa argentina tuvo que realizar una inversión de 4,5 millones de dólares para adecuar la planta a las exigencias.

En cuanto a la importación de muebles desde Brasil, ahora los exportadores no tendrán obligación de obtener una autorización previa del consulado argentino.

Comentá la nota