Argentina y Bolivia renegocian la construcción del gasoducto del NEA

Los gobiernos de Argentina y Bolivia reprogramarán la construcción del Gasoducto al Noreste Argentino (GNEA), en un diálogo que también incluye la negociación de volúmenes máximos y mínimos de exportación de gas natural.
Tras la visita de una comisión del Gobierno de Argentina que se reunió con autoridades del Órgano Ejecutivo entre el lunes 7 y martes 8 para revisar el avance de los proyectos de cooperación en diversas áreas, se conoció que ambos países conversan sobre su relación energética.

Sobre el proyecto GNEA, el subsecretario de Obras Públicas de Argentina, Abdel Fatal, explicó que "en este momento se está trabajando en el área de energía, para lo que se denomina una reprogramación de la obra que tiene que ver con el avance que se va a producir de acuerdo con el cronograma original".

Aunque aclaró que no es un diálogo que tocará específicamente una modificación del contrato con Energía Argentina S.A. (Enarsa).

Límites

Argentina demandará el establecimiento de un límite superior e inferior de exportación, "para tener un grado de previsibilidad en cuanto a lo que sería el consumo a utilizar con las instalaciones y definir las características del nuevo ducto de transporte".

El GNEA es un proyecto comprometido en 2006 en el contrato de exportación suscrito entre Enarsa y Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). También se incluyó la construcción de una planta de gas en el Gran Chaco.

Pero esta obra estaba condicionada al mayor envío del energético desde Bolivia, es decir, pasar de siete millones de metros cúbicos día (MMmcd) hasta llegar en 2010 a 27,7 MMmcd.

A la fecha, Bolivia envía a Argentina, en promedio, cuatro MMmcd, pero la demanda bajó a niveles mínimos de 1,2 MMmcd los últimos días de agosto de este año.

Comentá la nota