Arévalo quiere apoyo para nuevas denuncias en el Insssep

El vicepresidente del Insssep, Oscar Arévalo, ratificó que pese a las presiones ejercidas por prominentes figuras del gobierno, no dejará ese cargo en el organismo de la seguridad social provincial, y dijo que tiene en carpeta investigaciones sobre irregularidades en la administración de psicofármacos y otros hechos, pero espera tener apoyo político como para llevarlas adelante y efectuar las denuncias pertinentes.
"Más allá del cargo político, yo asumí la responsabilidad de defender los intereses de los afiliados de la institución después de un largo proceso de reflexión.

Así lo entendió el señor Gobernador que al momento de asumir el cargo me dijo "gracias por aceptar". La aceptación vino seguida de un alto costo en lo personal y en lo político, razón por la que debí soportar más de un episodio amargo en el desempeño de la función, particularmente en los primeros meses del pasado año", recordó.

El candidato del Partido Popular de la Reconstrucción dijo que "se corrigieron muchas deficiencias funcionales en la gestión compartida con el directorio. Sin embargo a la hora de los verdaderos cambios, no encontré el respaldo político necesario.

En ese sentido tengo una carpeta con irregularidades puntuales sobre las que hubiera deseado avanzar como por ejemplo los psicofármacos, carga de gastos a los afiliados, afiliaciones irregulares, etcétera.

Pero insisto, sin decisión política superior es imposible avanzar".

Arévalo también confirmó que no dejará el Instituto. "A lo largo de mi vida aprendí a no renunciar ante los desafíos. No tomé el cargo como un botín político sino como un verdadero desafío y sigo pensando que los cambios aún son posibles. Tampoco dejaré un lugar por el capricho de un funcionario", advirtió.

En cuanto a su anuncio sobre una denuncia que formulará contra Domingo Peppo por haberle exigido que renunciara, dijo que la presentación judicial "se concretará en la próxima semana.

En ese sentido fuimos muy cautos con mis asesores legales para que no se interpretara cualquier acción judicial como una maniobra política oportunista, teniendo en cuenta los tiempos pre-electorales".

Comentá la nota