Arena y sol para consolidar el espacio político opositor

Carrió y Morales estuvieron en Playa Grande. Allí ratificaron su objetivo de lograr "un cambio en la composición del Congreso". Convocatoria a peronistas.
Los líderes del nuevo frente opositor Elisa Carrió y Gerardo Morales participaron ayer de distintas actividades en Mar del Plata tendientes a consolidar una alternativa que permita dar batalla en las próximas elecciones y "ponerle límites a un Gobierno que no los tiene".

En un encuentro con la prensa reunida en el complejo "La Normandina" de Playa Grande, los titulares de la Coalición Cívica y de la UCR ratificaron su objetivo de lograr "un cambio en la composición del Congreso, porque es el único camino para que deje de ser una escribanía fedataria de los actos de Gobierno", dijo Morales.

"Tenemos que tener legisladores que sean firmes, que no se entreguen, no se vendan, que sepan claramente que el pueblo argentino espera otra alternativa", enfatizó el jujeño, en el cierre de la visita a la ciudad balnearia que significó el lanzamiento formal de la campaña 2009. En esta oportunidad, no participó el tercer integrante del acuerdo, el socialista Rubén Giustiniani, pero se espera que se acople en las próximas actividades.

También ayer el ex ministro Ricardo López Murphy reclamó conformar "un amplio frente republicano para derrotar al kirchnerismo", al hablar en Mar del Plata.

En ese sentido, Carrió mostró una actitud de diálogo hacia todos aquellos que quieran sumarse, incluidos los justicialistas que se alejaron del Gobierno nacional, aunque evitó dar nombres.

Así, afirmó que "vamos a abrirles la puerta a todo el campo opositor y a aquellos oficialistas disidentes que quieran convertirse en opositores y que no quieran llevarnos a una interna del PJ". No obstante, aclaró a todos los "peronistas que quieran formar parte de este nuevo escenario, de este nuevo oficialismo, que no incluye a lo peor del PJ", deben "producir el tránsito a este nuevo esquema de acuerdo entre la CC, la UCR, el Socialismo, las fuerzas sociales, y aquellos que quieran acompañarnos".

Los referentes opositores también se refirieron a la fallida experiencia de la Alianza -encabezada por Fernando De la Rúa y "Chacho" Alvarez-, y advirtieron que "la gran diferencia" con ellos es "el marco de confianza y el conocimiento desde el Congreso", entre las distintas fuerzas que ahora se integraron.

"El marco de confianza existe desde hace tiempo, a diferencia de la Alianza de 1999 donde hubo un acuerdos solo 2 meses antes de las elecciones", recordó Carrió, que en aquel entonces integraba las filas radicales.

El nuevo frente continúa fortaleciéndose en el ámbito nacional, pero todavía se advierten dificultades para definir la estrategia en algunos distritos. Carrió confió ayer en que "vamos a ir superando las diferencias para que una vez que ganemos estemos todos juntos unidos en los principios", aclaró sobre algunos roces políticos aún existentes. En sintonía con la ex diputada, Morales enseguida aclaró que van a "resolver los problemas de liderazgo porque no hay otro camino, porque si seguimos segmentados estamos haciendo el juego de acumulación de poder que quiere Kirchner".

Para dejar de lado las "dificultades en los distritos", la líder de la CC propuso que se "depongan las actitudes personalistas" y como ejemplo confirmó que en la provincia de Mendoza ya acordaron que "el candidato a senador sea Ernesto Sanz", que buscará renovar su banca.

Al ser consultada sobre si Cobos también podría formar parte del espacio, Carrió insistió que ese tema "es materia de solución de la UCR", a lo que Morales aseguró que trabajarán para que "todos los que se fueron vuelvan", enviando una nueva señal al vicepresidente.

Comentá la nota