Arena: "Nadie puede sentarse a pedir menos del 20 por ciento de aumento"

El dirigente dijo que la UOM "se quedará corta si pide un piso del 15 por ciento". Habló de "básicos por el piso" y de trabajadores "en la lona". Dijo que los aumentos deberán ir íntegramente al sueldo básico.
Mientras la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) será el primer gremio en negociar salarios para 2010 con un piso del 15 por ciento, el titular de la CGT Regional Olavarría, Miguel Arena, opinó que la pretensión es insuficiente. Y en forma tajante lanzó que ningún dirigente sindical debería sentarse a la mesa de discusión con un pedido inferior al 20 por ciento de aumento. "Los básicos están por el piso, cualquiera lo sabe. Y si uno empieza diciendo que el 15 es el piso, sólo termina consiguiendo el 10 ó el 12 por ciento", afirmó.

Admitió que como sucede históricamente, "lo que consigue el primer gremio, termina marcando la cancha para el resto". Y por lo tanto, enlazó que la dirigencia de la UOM, que abrirá el juego a nivel nacional, tendrá una responsabilidad superior. "Creo que se quedan cortos", dijo sin vueltas sobre el piso de negociación adelantado por el titular metalúrgico Caló. "Las paritarias no pueden empezar con un piso inferior al 20 por ciento", marcó. Aunque reconoció que "en el fondo, cada uno es dueño de pedir lo que quiera, la realidad marca que si se arranca pidiendo el 15, nunca se va a llegar a más de un 10 ó 12 por ciento".

Arena, que lidera el sindicato local de vigiladores y además conduce la CTG regional, estimó que "la mayor parte de los gremios van a pelear por un 20 por ciento, porque el poder adquisitivo de todos los trabajadores ha caído muchísimo en los últimos meses. Estamos en la lona y si no se consigue un buen aumento, los sueldos básicos quedarán sepultados".

Además reclamó que las mejoras "vayan íntegramente a los básicos" y pidió que no se repita "esta historia de ponerlo como no remunerativo. Veo muchos gremios que tienen sueldos de hasta 3.000 pesos, pero cuando uno va al básico no pasan los 1.200 pesos. Resulta que esa gente ha cobrado ahora nada más que 600 y pico de pesos de aguinaldo, porque todo lo que cobran en negro obviamente no se calcula. Y eso no sería nada comparado con lo que se van a encontrar estos trabajadores al momento de jubilarse", anunció.

Miguel Arena también opinó que "honestamente, como gremialista debo decir que lo primero que se tendría que estar peleando es el salario mínimo, vital y móvil, que recién ahora se va a 1.500 pesos. Primero tendríamos que haber levantado ese piso y recién después comenzar a discutir las paritarias. Más allá de que se ha avanzado muchísimo en ese sentido, nadie puede desconocer que un sueldo mínimo de 1.500 pesos es bajísimo. Por lo tanto, repito que esa debería ser la prioridad, antes de pasar al resto".

Apuntalar el mercado interno

El dirigente sindical se mostró ilusionado respecto de que los vaticinios de recuperación económica se reflejen en los hechos. "Muchos están opinando que habrá una reactivación este año. Esperamos que sea así. La desconfianza es que entraremos en un período de vísperas de 2011 y eso puede llegar a trabar mucho las cosas. Esperamos que tanto el Gobierno como la oposición se pongan de acuerdo y tiren juntos para poder salir de esta crisis", declaró.

Y marcó la necesidad "que el obrero esté bien, porque eso le hará bien a todos. El mercado interno que mueve el trabajador es muy importante para el país. Pero el salario, hoy, está muy caído. No creo que haya un sindicalista, preocupado por los trabajadores, que esté pensando que el salario de hoy esté bien. Estamos totalmente en el piso. Si bien la gente ha gastado mucho para este fin de año, el movimiento no ha sido el que los comerciantes esperaban. Y a los negocios tampoco les alcanza con una Navidad o con los Reyes Magos. Necesitan movimiento parejo todo el año para subsistir y tener márgenes de ganancia".

En el mismo sentido, definió que "hay que entender de una vez por todas que al mercado interno lo mueven los trabajadores, que si tienen buenos sueldos se los gastan. Ni meten la plata bajo el colchón, ni se la llevan afuera del país. La gastan todos los meses en los negocios de la ciudad. Por eso hay que volver al ritmo que traíamos antes de empezar la crisis y el conflicto del campo. Hay que conseguir mejores sueldos básicos. Si el país empieza a crecer, levantaremos todos. Pero, para eso, hay que empezar a conversar, conseguir acuerdos, cerrar los problemas entre el Gobierno y el campo. No podemos seguir en una lucha que nos termina arrastrando a todos", cerró.

Comentá la nota