Areas petroleras en manos de Oil S&M, EPSUR SA y MISAHAR SA

En diciembre, el Gobierno provincial ratificó las concesiones de 14 áreas petroleras a favor de ambos empresarios. Son 80 mil kilómetros.
El gobierno de Santa Cruz adjudicó a Oil S&M, de Cristóbal López, y a EPSUR SA y MISAHAR SA, de Lázaro Baez, una superficie total de mas de 80 mil kilómetros cuadrados —un tercio del territorio provincial— para la exploración y eventual desarrollo, explotación, transporte y comercialización, del petróleo y el gas existentes en los 173 pozos en la Cuenca Austral y la Cuenca del Golfo San Jorge.

El proceso licitatorio que comenzó en noviembre de 2006 cuando el panorama era mas auspicioso con el precio del petróleo a 100 dólares el barril, fue hecho a medida de los empresarios K: “Tener un mínimo de 30% de capital regional”, exigía el pliego aunque sin especificar el rubro empresarial o comercial al que se dedicaba el aspirante a operar pozos de petróleo.

Cristóbal López ya explotaba yacimientos en la cuenca del Golfo, mayoritariamente en Chubut y en Santa Cruz, a traves de Oil M&S y Oxi Petrol. Lázaro Baez, en cambio , estaba dedicado al ladrillo y el cemento a través de Austral Construcciones y edificaba exclusivamente para el estado, sobre todo desde que Néstor Kirchner accedió a la presidencia y derivó más de diez mil millones de pesos en obra pública para Santa Cruz.

No obstante, las áreas licitadas se distribuyeron en partes iguales. A partir de la publicación en el Boletín Oficial del 17 de febrero, Oil M&S comenzará a operar sieter áreas: Mata Amarilla, Laguna Grande, Piedrabuena, Lago Cardiel, Guanaco Muerto, Gran Bajo Oriental, y Sierra España.

Lázaro Baez por su parte –según el Boletín Oficial del 19 de febrero- intentará extraer petróleo a través de EPSUR SA en Río Guenguel, Meseta Cerón Chico, Sur Río Deseado, y con MISAHAR SA en las áreas, El Turbio, El Turbio Este, Tapi Aike, Misahar, y Paso Fhur.

La magnitud de la inversión de ciento treinta millones de dólares sorprende tanto como las expectativas de rentabilidad en 25 años de explotación, toda vez que la mayoría de las áreas tiene probada la existencia del oro negro que espera por su extracción.

Un negocio redondo que hay que controlar muy bien, si es posible por sus propios dueños. Como informara Críticadigital, Cristóbal Lopez, a través de Tecnological SA, es uno de los cuatro oferentes de la licitación abierta por la provincia el 25 de febrero pasado para controlar la extracción de hidrocarburos y en lo posible mejorar los ingresos por regalías.

Todo dentro del marco de la nueva normativa que introdujo la llamada Ley Corta impulsada por el entonces presidente Néstor Kirchner y su ministro de Economía Roberto Lavagna, que modificó el artículo primero de la Ley de Hidrocarburos 17.319 que establecía que "los yacimientos de hidrocarburos líquidos y gaseosos situados en el territorio de la República Argentina y en su plataforma continental, pertenecen al patrimonio inalienable e imprescriptible del Estado Nacional". Con el nuevo texto el artículo 1º agrega "o de los Estados provinciales, según el ámbito territorial en que se encuentre”

Una norma que fue bien recibida por las petroleras para poder negociar con las provincias directamente —más débiles que el Estado— y sin los medios para administrar la prospección, exploración, explotación, y comercialización de los hidrocarburos. En rigor, los medios con que contaban los estados provinciales se los llevó la privatización de YPF que fue entusiastamente acompañada por entre otros gobernadores, el actual esposo presidencial.

Los decretos que adjudican las áreas a Cristóbal López y Lázaro Báez, fueron firmados el 17 de diciembre y el 31 de diciembre últimos por el Gobernador Daniel Peralta y el Jefe de Gabinete Pablo Gonzáles.

Los preacuerdos habían sido suscriptos en el 2006 por Oil M&S, Carlos de Souza, y por EPSUR SA y MISAHAR SA, Orlando José Batista, en representación del estado provincial lo hicieron el Secretario de Energía, Alessandro Perrone, y el Ministro de Asuntos Sociales a cargo del despacho de la cartera de Producción.

Estos dos funcionarios fueron los únicos que dejaron el cargo el último día de febrero de 2009, tras un pedido de renuncia masiva que hizo el Gobernador Daniel Peralta. Perrone demoró más en desmontar su despacho santacruceño que en radicarse con su familia en la Ciudad de Buenos Aires para asumir en el área de Energía de Nación, convocado por su mentor Julio De Vido.

Comentá la nota