El área cultivada con ajo se redujo 31% y la producción cayó 42%

El área cultivada con ajo se redujo 31% y la producción cayó 42%
La nula rentabilidad propició el cambio a otros productos. Ante la escasez, los precios se triplicaron, aunque se venderá unas 4 millones de cajas menos. En la próxima campaña se necesitará producir 20% más.
Con 8.725 hectáreas (ha) productivas, el sector del ajo en Mendoza encaró la campaña 2009-2010 con una superficie 31% menor. Lógicamente, tamaña merma ya se siente en la producción exportable, que por primera vez en lo que va del lustro se contrajo 42%, lo que si bien asegura mejores precios implica una salida anticipada del circuito comercial y, sobre todo, amenaza la oferta para 2011.

En eso coinciden analistas y productores, quienes estiman que se necesitará al menos 20% más de producción para asegurar despachos en la próxima temporada.

La superficie casi no había variado en los dos años anteriores (12.658 ha en la campaña 2008/2009), mientras el volumen se incrementó en 22.200 toneladas (tn) entre 2007-08 y 2008-09, con una producción que superó las 161.000 tn totales, para luego desplomarse a 93.859 tn este año (42% de caída global).

Esta vez el ajo blanco fue el único que se expandió 14%, aunque es el menos representativo. El colorado (va a Brasil) y el morado (a EEUU y la UE), cayeron 44% y 43% respectivamente, según el último informe del sector hortícola del IDR (Instituto de Desarrollo Rural).

La caída se explica por los bajos precios del año pasado, que hicieron caer abruptamente la rentabilidad. Muchos productores decidieron reemplazar el ajo por otro cultivo más redituable. "Ya casi no quedan productores de ajo blanco. Hoy por hoy lo hacen los galponeros, que con otra visión del mercado quizá intuyeron oportunidades para este año", analizan en el IDR.

Indudablemente, las complicaciones de ingreso a Brasil, sin visos de corregirse aún, modificaron los planes. La presencia de China, a la que Argentina secunda como mayor productor mundial, también influyó: mientras los galpones locales trataban de posicionarse a un promedio de U$S 7 la caja de 10 kilos, el gigante asiático accedía por la mitad del valor.

Hoy, quienes optaron por mantenerse en el ajo morado y colorado sonríen: las cotizaciones se acercan a los U$S 20 y todo indica que se dispararán desde abril, cuando el stock remanente sea escaso, aun con las trabas a las que Asocam, la cámara sectorial, le atribuye 30% menos en ventas.

Pero el límite está en la oferta. En 2008/09 se produjeron 161.345 toneladas y este año no más de 93.859. Por lógica, hubo menos divisas. "El año pasado salieron 11 millones de cajas y ahora serán alrededor de 7 millones, lo que representa unos U$S 110 millones. Lo lamentable es que son los U$S 28 millones menos que se gastan en mano de obra", consigna José Spitalieri, titular de la firma Puente Blanco.

Precios, gripe A y el futuro

Según el IDR, hay un "efecto derrame en los precios pagados al productor, que en 2009 oscilaron entre $ 0,30 y $ 0,60 y fueron el disparador de muchos abandonos. Ahora arrancaron de un piso de $ 1,20 para llegar a $ 2,50 en el caso del colorado seco y en rama, considerado "un pico que no se daba desde la temporada 2002-2003".

Los registros de enero indican que por el kilo de morado en ristra (el primero en cosecharse) se paga casi $ 6,40 en el oasis Norte. El blanco terminó diciembre en $ 4,92, 200% más que noviembre, mientras que para el morado esperan que la cotización, que ya llegó a $ 4,17, suba más desde abril.

Después de especular con retención de partidas en espera de mejores valores, China ahora tiene problemas que Argentina podría explotar. Como lo expone Juan Chapinotto, gerente de Asocam: "Cualquiera sea la variedad, quien tenga ajo y capacidad de conservación este año andará bien. Habrá que ver si se mantienen razonablemente los mercados; por ahora se puede hacer una buena diferencia con los precios. A quienes se quedaron afuera del negocio les será difícil volver, porque una hectárea requiere entre seis y siete mil dólares, salvo que aparezcan capitales que lo subsidien".

Afuera, el consumo sube gracias a la difusión de las bondades del ajo frente a la gripe A. Y los ajeros locales lo perciben: en EEUU y la UE mejoraron notablemente su facturación, a partir de que el nivel histórico de U$S 10 por caja se duplicó y hasta triplicó."Esperemos que crezca 20% la producción, pero el costo de las semillas es cada vez más elevado", resume Spitalieri.

Comentá la nota