Ardua negociación por la unidad del PJ

"Si no vamos unidos en el 2011 perdemos", sostienen casi aleccionando quienes alientan un peronismo sin divisiones. Hoy a las 19 es el cierre de listas y se sabrá si hay o no internas el 4 de octubre.
Aunque la cúpula del justicialismo provincial siga apostando a la unidad, lo cierto es que subyace en las filas intermedias una lucha intestina que preocupa a la dirigencia partidaria. Esto se ve patentizado en los posicionamientos que se están dando en distintas localidades de la provincia, y también en el espectro de las unidades básicas de Santa Rosa, donde la interna ya está planteada en algunos casos, aunque se sigue negociando para que el día de hoy, fecha de cierre de las listas, encuentre a los peronistas "lo más unidos posibles".

Anoche los diputados Mariano Fernández y Blanca Alegre -ambos referentes de Convergencia Peronista y gente de confianza del senador y futuro jefe partidario Rubén Hugo Marín-, seguían manteniendo intensas conversaciones con referentes de distintos pueblos para que todo se parezca, lo más posible, a la unidad. En tanto en la capital provincial también había parlamentos de distinto tenor, pero ya se conocía que hay sectores que se sienten fuera del armado propuesto desde la dirigencia y plantean directamente ir a internas.

Todas son conversaciones, diálogos y llamadas telefónicas que se suceden procurando la unión partidaria en la que -a esta altura eso es seguro-, no todos creen. La representación acordada, 60% de los cargos partidarios para los plurales, 35% para los convergentes y 5% para el Nuevo Espacio Peronista de Robledo, no parece contemplar y obviamente conformar a algunos porciones del peronismo.

No vuelven.

Se sabe, ni Darío Hernández -referente de Es Posible-, ni Juan Carlos Tierno, están dispuestos a un regreso que analizan se les ofrece más en función de las difíciles circunstancias partidarias que en pos de una verdadera unidad. Es más, los misiles lanzados por algunos plurales -y en el que Martín Borthiry se anota como uno de los más certeros tiradores- no hacen más que abonar la teoría de Hernández y el propio Tierno que creen que no es aún el tiempo del regreso.

Hay en el justicialismo lugareño demasiadas broncas acumuladas, demasiados entripados sin resolver, y la lucha intestina no parece que fuera a saldarse nada más que por la mera voluntad de las partes que lo componen. O por lo menos de los que creen manejar la batuta y disponer cuándo, y cómo, debe darse la unidad.

Ayer Mario Canoba y su gente (ver aparte) salió a patear el tablero y a plantear lisa y llanamente que su sector irá a internas en Colonia Escalante. Allí su gente, que se reivindica como "kirchnerista", no se siente representada ni por plurales ni por convergentes, y al NEP ni siquiera lo registran. Se sabe que debiera enfrentar a la agrupación que tiene como figura visible a José Luis Busso, aunque habrá que ver porque este en su momento habría tenido algún acercamiento con el tiernismo.

Sí y no.

En Villa Parque -un barrio en el que no supo haber coincidencias- una ex funcionaria municipal estimula la unidad, y todo indicaría que podría llegar a darse. En el reparto de puestos partidarios estaría acordado que Roberto Moro (plural) ocuparía la presidencia de la unidad básica del lugar, en tanto Raúl Ponce (convergente) sería el delegado barrial al Consejo de Unidades Básicas, y después quedarían por distribuir 11 vocalías. El principio de acuerdo está allí, y si nada cambia en las próximas horas quien trabajó para articularlo podría expresar su satisfacción por el deber cumplido.

En Villa Santillán la cosa no está nada clara y siguen las negociaciones, igual que en Villa del Busto, donde no se advertía mucho movimiento y no se conoce muy bien qué va a suceder.

En Villa Alonso también habría arreglo. Norma Vendramini (fue Convergencia, hoy es Plural) quedaría como presidenta, y Oscar Christensen (Convergencia),y Paula Legarda -actual presidenta de la unidad básica del lugar- ocuparían otros lugares.

En el Centro Mariano Fernández parecería tener más o menos todo atado y no tendría mayores problemas para presentar una lista única.

En Zona Norte también habría algunos problemas, porque por un lado Ramón "Pepe" Rodríguez se postularía para el máximo cargo representando a Convergencia, en tanto que encontraría oposición en Marcos Fernández (Plural), aunque todavía hay dialogo y a último momento podrían llegar a convenir.

El panorama en los pueblos también sería disímil, porque si bien en algunos se acepta la unidad como parte de lo convenido por los "jefes" de las respectivas líneas, no habría convencimiento pleno de las bases que en algunos casos a regañadientes podrían aceptar.

Como se ve la unidad está en los discursos, pero no obstante quienes trabajan en el armado confían en que hoy a las 19, cuando deban presentarse las listas, la mayoría de las diferencias estarán saldadas. Anoche los encuentros eran constantes en distintos puntos de la ciudad, y sólo cabe esperar para saber cuál es el panorama final del peronismo santarroseño.

Comentá la nota