ARCO solicitará restricciones en los horarios de apertura y cierre de casinos

La entidad de defensa al consumidor busca lograr que las casas de juegos tengan un régimen similar al de los boliches, con un horario de apertura y cierre preestablecido. Propone que funcionen de lunes a lunes desde las 20 horas hasta las 5 de la madrugada, al advertir la proliferación de la ludopatía.

Dice textualmente el documento enviado por la Asociación Riojana del Consumidor (ARCO):

Los usuarios de la Capital estamos padeciendo esta afección o enfermedad social llamada ludopatía y que a pesar de existir una Ley Provincial (8111) que trata de revertir esta penosa realidad, todos sabemos que es letra muerta y que no se esta aplicando. Consultado a las distintas empresas del medio, nos respondieron "nosotros tenemos políticas de juego responsable en la faz preventiva y que consideramos que el tratamiento del ludópata es política de Salud Publica, pero sin embargo cumplimos con la alícuota exigida por la mencionada ley para la creación del centro de atención al ludópata (Casino Club)", otro manifiesta que "solamente cumplimos con una ordenanza municipal que nos exige exhibir una leyenda que diga que el jugar es perjudicial para la salud, desconociendo totalmente la existencia de la Ley 8111 (Golden)"

Sabemos que el casino y las maquinas tragamonedas se llevan todos los recursos de la comunidad y no devuelve nada, sino que además deja afecciones y la comunidad después tiene que salir a hacerse cargo, además de las familias destruidas, problemas económicos, severos perjuicios y trastornos que estas máquinas, altamente adictivas, generan en la sociedad, en la familia, en la salud de las personas y en las economías locales de las ciudades donde se encuentran instaladas. Peor aún, es el impacto que generan cuando son localizadas en el corazón de una ciudad. La única posibilidad de mitigar y disminuir estos daños, apuntando a su faz preventiva, es acotando el horario de apertura y cierre de dichos locales. Por ello exigimos al Intendente y Concejales de la comuna de la Capital, restrinjan los horarios de apertura y cierre de las mismas, sobre la base de un proyecto de ordenanza que pondremos a consideración, realizado en forma conjunta con especialistas en el tema adicciones. Lo importante es que se discuta seriamente, para que podamos hacer algo que sea en beneficio a todos los damnificados.

Es responsabilidad de todo concejal e intendente tutelar en sus actos de gobierno el bien jurídico superior. Protejan y amparen al bien jurídico superior que, sin lugar a duda alguna, son los niños (no sigan engrosando las filas de pequeños cuyas primeras imágenes de la vida son las del abandono); protejan a los jóvenes, ancianos, al sustento de cada hogar y a la familia y legislen a su favor. Apliquen el Poder de Policía en la manera correcta, atendiendo a la salubridad, moralidad y bienestar general de las mayorías. Más allá de toda presión partidaria no tengan miedo a tomar decisiones que haga mas humana sus vidas.

Entonces proponemos como horario de funcionamiento, de 20 horas a 5 horas. Claro que la propuesta está sujeta a la discusión. Lo cotidiano no demuestra que a partir de las 13 horas, un horario que por ahí se debe dedicar a la familia, la gente ya está instalada en el casino. Es un drenaje constante del dinero, hay gente que es adicta a esto y va a jugar para ver si puede conseguir dinero la comida del mediodía. Hay otros que cobran planes sociales y van a gastar el dinero al casino. También establece prohibir la entrada a los casinos a personas que así lo hayan solicitado a los propios establecimientos, ya sea por sí mismas, por su cónyuge, o por sus hijos mayores de edad así como por los padres cuando los hijos dependan económicamente de ellos, aunque esta restricción no podrá ser publicada. Sabemos que estas casas funcionan durante el día funciona en la hora que quiere porque no hay ninguna regulación.

Hasta el momento tan solo hay silencio e inactividad por parte de varios de los funcionarios, como esperando que el tiempo transcurra inadvertidamente para que todo quede de la manera en que está y, sin darnos cuenta, tengamos casi mil máquinas tragamonedas en funcionamiento todo el día. Esperemos que nuestros representantes no se transformen en instrumentos para causar daño a aquellos que deberían cuidar y proteger. No colaboren a la corrupción del tejido social. Velen por la salud, por los valores mas preciados de nuestro pueblo. No dejen pasar esta oportunidad histórica. Dejen un legado positivo a las futuras generaciones y no dejen, a nosotros los jóvenes, más ruinas para levantar, que ya tenemos suficientes.

Comentá la nota