ARCO evalúa interponer una acción judicial contra el aumento del gas

La entidad del consumidor advirtió que "los aumentos más fuertes se sentirán a partir del 1º de septiembre, cuando lleguen las nuevas facturas, teniendo en cuenta el mayor uso de las estufas, calefones y hornos debido al frío". Denunció que el incremento aplicado es ‘inconstitucional’. Y le pide a Ecogas ‘prorrogar vencimientos y evitar cortes’.
La Asociación Riojana del Consumidor, ARCO, informó que solicitará a la empresa distribuidora de gas natural en la provincia, Ecogas, "prorrogar los vencimientos y evitar los cortes en caso de incumplimiento de pago de los usuarios, por considerar la disposición de la Nación que autorizó un fuerte aumento en las tarifas como inconstitucional. Quienes pagaban 100 pesos van a abandonar 350 y quienes pagaban 150 pesos terminarán pagando $550", se quejó la entidad.

Según ARCO, "el consumo de gas natural en julio de 2008 costaba 17 centavos el metro cúbico, a partir del aumento el usuario va a apagar 49 centavos el metro cúbico para consumidores de entre 1.500 y 1.800 metros cúbicos anuales. En la provincia hay casos en los que los incrementos llegan al 350. Los residenciales pagaran 300% más que el comercio y la industria. Teniendo en cuenta el aumento del gas y la suba de la luz, da un total que pesa muy fuerte sobre los hogares".

"Muchas boletas ya llegaron con el recargos que implican una suba en las facturas de quienes consumen más de 1.000 metros cúbicos anuales, lo que equivale a una familia tipo con cuatro integrantes. Con estas medidas, el salario mínimo para una familia tipo, debería subir", denunció ARCO.

"Sólo para cubrir la canasta básica, que lleva 52 productos, se necesitan $ 230, $250. Con los recargos en los servicios, el básico, debería pasar de $ 1.200 a $ 1500, $ 1600. Encima dicen que se viene un aumento en los alimentos". advirtió la entidad riojana.

Para ARCO el aumento en el valor del gas natural "es inconstitucional y nos juega en contra el hecho de que Argentina está bajo un régimen de monopolio territorial, donde sólo una empresa es la prestadora".

"De acuerdo a esta situación, cualquier modificación en el contrato, como un aumento en las tarifas, debería hacerse a través de una negociación pública que no se hace. Este acuerdo público consiste en concensuar un valor entre los usuarios y la empresa proveedora del servicio. Para que sea constitucional, todo incremento debería llevarse adelante a través de un procedimiento que en última instancia requiere la aprobación del Congreso. Claro que en Argentina todos estos pasos son salteados sin ningún problema, y quienes pagan los platos rotos son los mismos de siempre: los usuarios", denuncia ARCO.

La entidad del consumidor advirtió que "los aumentos más fuertes se sentirán a partir del 1º de septiembre, cuando lleguen las nuevas facturas con subas, sobretodo teniendo en cuenta que la gente hace un mayor uso de las estufas, calefones y hornos debido al frío".

"La aplicación del mismo dio como resultado facturaciones que tienen valores irrazonables, arbitrarios y manifiestamente ilegales por contrariar disposiciones de orden público contenidas en la ley 24.240 y la Constitución nacional", remarca ARCO.

Caso contrario, dice la entidad, "se interpondrá un recurso de amparo colectivo, contra la aplicación del decreto mencionado y solicitará se ordene como medida cautelar suspender la ejecución del decreto y la resolución 563/2008 del Enargas y demás dispositivos legales, teniendo presente la jerarquía de los derechos conculcados, el inminente e irreparable daño que se provocaría con la automática aplicación de la cuestionada normativa".

Comentá la nota