ARCo aconseja como ahorrar gas, pensando en las caras facturas.

"Los aumentos que ha implementado el Gobierno Nacional, no tienen como visión el ahorro, dado que al calcular la categoría con el promedio de los últimos seis bimestres, inevitablemente caeremos en su gran mayoría en la última de residencial, pagando carísimo el servicio", advierte la entidad riojana defensora de los derechos del consumidor.
Por la Asociación Riojana del Consumidor, ARCo, que preside Emanuel Akiki.

Preparándose para el invierno más caro de su vida, con las facturas que vienen, es imperativo que cuidemos y planifiquemos con sumo atención y anticipación el sistema de uso del Gas.

Los aumentos que ha implementado el Gobierno Nacional, no tienen como visión el ahorro, dado que al calcular la categoría con el promedio de los últimos seis bimestres, inevitablemente caeremos en su gran mayoría en la última de residencial, pagando carísimo el servicio. Soluciones se están poniendo en marcha por la asociación, por ahora, AHORRAR, AHORRAR Y AHORRAR.

¿Que debemos hacer?:

Por regla general, vale decir que la llama de los quemadores de cualquiera de los artefactos que funcionan a gas debe ser estable, silenciosa y de color azul intenso. Cualquier variación en estos parámetros puede indicar un mal funcionamiento y terminar en un consumo excesivo o incluso en un accidente.

1. En la cocina

• Para calentar más rápido y consumir menos gas conviene tapar los recipientes utilizados y calentar la cantidad que se va a usar.

• Evite que la llama asome por el borde inferior de los recipientes, así reducirá el consumo.

• Use el horno en forma mesurada, consume el equivalente a tres hornallas. Una vez alcanzada la cocción de los alimentos apague la hornalla.

• Si durante la cocción alcanza el punto de ebullición, disminuya la llama lo suficiente para mantenerlo.

1. Al calefaccionar

En primer lugar, es importante destacar que el 64% de lo que se gasta en gas se lo lleva la calefacción, con lo cual no hay que tirar el calor por la ventana.

El tipo y calidad de los vidrios y la existencia o no de aislamiento térmico inciden en el valor final de la factura. Una medida sencilla y económica es instalar burletes en las aberturas, ya que reducen en 10% la fuga de calefacción. Si se está construyendo, conviene instalar cristales dobles en las ventanas.

• No calefaccione ambientes de su vivienda que no utilice.

• Calefaccione ambientes hasta llegar a una temperatura mínima agradable (aproximadamente 19 grados centígrados). Recuerde que, bajando la temperatura en 1º C, Usted puede ahorrarse hasta un 10 % en su consumo

• No utilice el horno para calefacción: es peligroso, y además menos eficiente que una estufa, por lo que aumenta innecesariamente su consumo de gas.

• Deje entrar los rayos del sol en su casa y aproveche una fuente de calor natural.

• Si Usted tiene calefacción central y siente demasiado calor: no abra las ventanas, cierre la llave de los radiadores o ajuste el termostato de su caldera a una temperatura razonable

3. Con el calefón

Aquí la base está en regular la temperatura del aparato para no tener que mezclar agua caliente con agua fría. Por ejemplo, si se regula el termotanque por encima de los 60°C se malgastará el gas, reduciendo además su duración.

• No deje correr el agua caliente que no utiliza: derrocha gas, agua y abulta su factura innecesariamente.

• Si tiene termotanque regule su temperatura y aísle térmicamente el artefacto cuando está colocado fuera de la vivienda.

Seguridad

Nunca obstruya las ventilaciones ni los conductos de evacuación de los productos de la combustión. Toda combustión consume oxígeno y puede producir monóxido de carbono. El monóxido de carbono provoca todos los años accidentes fatales que en la mayoría de los casos podrían ser evitados. Para evitarlos, mantenga limpios y regulados los artefactos: con ello aumenta la seguridad y además reduce los consumos de combustibles y mejora el rendimiento.

Comentá la nota