Archivan el pedido de destitución a la jueza Valderrábano

La comisión de Juicio Político limita su labor.

La comisión parlamentaria de Juicio Político rechazó el pedido de destitución realizado por el ingeniero Ramón Martínez Zuccardi contra la jueza en Familia y Sucesiones de la V Nominación, Ester Valderrábano de Casas.

El profesional acusó a la magistrada de mal desempeño de sus funciones y falta de cumplimiento de los deberes a su cargo, en la causa por la herencia de Manuel Martínez Navarro. En su planteo, aseveró que el juicio lleva más de 12 años de tramitación, sin llegar a una sentencia en esa primera instancia.

La comisión desestimó la denuncia y destacó que la actuación parlamentaria debe tener límites precisos. “El enjuiciamiento político es un instituto de control interórgano puesto en cabeza del Poder Legislatura con el alto fin de garantizar el buen funcionamiento de los otros poderes del Estado. En la práctica, debe ser ejercicio con suma prudencia y responsabilidad ya que su mal uso alteraría el equilibrio de poderes instituido constitucionalmente y del cual es uno de sus guardianes”, señalaron los miembros del cuerpo que preside Sisto Terán.

Los legisladores reconocieron que un ejercicio abusivo del juicio político conlleva, lisa y llanamente, un avasallamiento del Poder Legislativo sobre el Judicial y el Ejecutivo. Por ende, lo consideró un instituto reglado y de excepción, que procede sólo ante ciertas causales previstas en la Carta Magna y descriptas en la ley reglamentaria. En ese sentido, recordaron que en la reforma de 2006 se suprimió el desorden de conducta como motivo de una destitución. Señalaron además que, para que prospere una acusación, deben verificarse circusntancias de hecho aparte de los requisitos formales de la denuncia.

“La prudencia del legislador debe ser mayor en el caso de enjuiciamiento de los integrantes del Poder Judicial, dado que cuando es requerido por la marcha de una causa, la comisión y el Tribunal deben ceñir su actuación a los hechos y no adentrarse en el expediente judicial o en las funciones propias de la magistratura, las que no son cuestionables por esta vía. En este caso, de la presentación no surge la configuración fáctica de ninguna causal. Además, este proceso no es una instancia revisora de decisiones judiciales”, se concluyó.

Comentá la nota