El árbitro Henning, bajo amenaza.

LIGA DE CAMPEONES: Los hinchas del Chelsea quieren venganza por la eliminación ante el Barcelona.
Cámaras, periodistas, policías. Al noruego Tom Henning lo despertaron murmullos extraños ayer en su casa de Oslo. El árbitro, que también es psicólogo, es señalado por los hinchas del Chelsea como responsable de la eliminación de su equipo de la Liga de Campeones quedó en el ojo de la tormenta. Y la bronca de los ingleses es tal, que los hinchas del Chelsea lo amenazaron de muerte en distintas redes de Internet. Por eso, la policía noruega montó un operativo de seguridad en la puerta de su domicilio. Los jugadores, el técnico Guus Hiddink y los hinchas del Chelsea consideran que Henning no les cobró al menos dos penales en el partido del miércoles ante el Barcelona, que con el empate conseguido por Andrés Iniesta en el tiempo de descuento pasó a la final del máximo certamen europeo de clubes. En realidad, el único penal claro fue una mano de Piqué ignorada por el árbitro. La otra mano que reclamaron los ingleses fue de Eto'o, pero se trató de una jugada cuanto menos discutible, de esas que dan para largas polémicas.

La campaña que se desató en Londres contra Henning se multiplicó el día después del partido. En Internet, distintas redes de contacto incluían mensajes amenazantes a la figura del árbitro noruego, como "Matar a Tom Henning Ovrebo". También circularon mensajes anónimos con la dirección postal de Henning en Oslo.

La policía noruega aseguró que no hay motivos para la alarma, pero informó que mantendrá el dispositivo de seguridad hasta que se diluya el gran interés mediático tras la cuestionada actuación del árbitro en Stamford Bridge.

En tanto, el Chelsea emitió un comunicado condenando "cualquier amenaza dirigida contra jugadores, colegiados o aficionados" y aseguró que "de encontrarse pruebas" de esos mensajes amenazantes contra Henning, "adoptará las medidas más severas contra cualquier abonado de temporada que haya participado en esas actividades". Con todo, el club inglés aclaró que no recibió "ninguna prueba" de que sus hinchas "hayan participado en las supuestas amenazas" al árbitro. "También nos hemos puesto en contacto con la policía, que tampoco ha recibido ninguna queja al respecto", añadió el comunicado.

La situación que vive Henning es similar a la que hace cuatro años padeció el árbitro sueco Anders Frisk tras una victoria del Barcelona en Stamford Bridge. Frisk no pudo resistir la presión por la campaña en contra que sufrió y decidió renunciar a su condición de árbitro internacional.

Comentá la nota