ARBA puso en marcha el

Es un plan que pergeñó el recaudador Santiago Montoya para evitar que las empresas bonaerenses realicen informalmente operaciones que hasta no hace mucho estaban bancarizadas y por las que tributaban al fisco.

Después de haber recortado el gasto mediante un decreto de austeridad y luego de negociar con los docentes y los empleados estatales un aumento en sus salarios, el gobierno bonaerense salió a buscar dinero con que hacer frente a la crisis global, que afecta también a la provincia de Buenos Aires.

Por este motivo, el sabueso del gobernador y titular de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) Santiago Montoya, puso en marcha ayer el plan al que denominó "Torniquete Fiscal", que contempla un conjunto de medidas y controles sobre las grandes empresas, que comenzaron a sacar dinero del circuito bancario, y con maniobras fraudulentas buscan evadir sus obligaciones fiscales.

Esta nueva avanzada de Montoya forma parte de un programa mayor denominado "Plan Anticrisis 2009-2010". Está integrado también por otra serie de medidas agrupadas en "Alivio Fiscal", que contempla las prórrogas y exenciones del Impuesto Inmobiliario Rural, previstos en la Ley de Emergencia Agropecuaria para productores rurales afectados por la sequía.

Necesidades de caja

Con esta movida, el recaudador apunta a mejorar los números previstos para este año, ya que al momento, la recaudación viene creciendo un 11% por debajo de lo esperado.

Traducido en números, la previsión decía que en los dos primeros meses de este año la recaudación impositiva se incrementaría en un 29%, respecto del mismo período de 2008, y hasta ahora sólo alcanza el 18%.

La merma se hace visible cuando se contrastan las cifras correspondientes al impuesto a los Ingresos Brutos (que es casi 2/3 de la recaudación total) y ahí es a donde apunta el ARBA, buscando transparencia en los movimientos bancarios de las grandes firmas, que según sus autoridades, estarían "informalizando" operaciones que habitualmente pasan por los bancos.

De esta manera, mantienen las ganancias "netas", sin la posibilidad de la retención impositiva que generaría el realizar la misma transacción en "blanco".

Comentá la nota